• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

ETA SENTENCIA

Absuelven a Bernardó de colaborar con ETA por estar condenada por integración

La Audiencia Nacional ha absuelto a la etarra Marina Bernardó del delito de colaboración por el que se enfrentaba a 9 años de cárcel por ayudar a huir a un miembro de ETA y alojarle en Barcelona en 2001, al quedar subsumido en el de integración en organización terrorista por el que fue condenada en Francia.,En su sentencia, la Sección Segunda de lo Penal entiende que el "sustrato de la acusación pública, por sus características, no consiste en un mero acto o conjunto de ac

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 16:41

La Audiencia Nacional ha absuelto a la etarra Marina Bernardó del delito de colaboración por el que se enfrentaba a 9 años de cárcel por ayudar a huir a un miembro de ETA y alojarle en Barcelona en 2001, al quedar subsumido en el de integración en organización terrorista por el que fue condenada en Francia.

En su sentencia, la Sección Segunda de lo Penal entiende que el "sustrato de la acusación pública, por sus características, no consiste en un mero acto o conjunto de actos, sino que es un estado o situación que se extiende a lo largo del tiempo que se inicia en España y continúa sin ninguna clase de interrupción en Francia, por lo que se trata de un mismo y único delito que ya ha sido objeto de condena en Francia".

Le aplica por ello a la etarra de origen catalán el principio de "non bis in idem" (no ser condenado dos veces por el mismo delito), "aunque se cometa parcialmente en distintos Estados".

Bernardó fue arrestada en noviembre de 2006 en Quézac (sur de Francia) junto a otros dos miembros de ETA, y la justicia francesa la condenó como parte del aparato logístico de la banda a 12 años de cárcel.

Francia la puso recientemente en libertad condicional, tras lo que fue entregada a España y puesta en libertad en espera de juicio.

En el juicio celebrado el pasado 4 de julio Bernardó reconoció que realizó en 2001 labores de infraestructura, información y captación para dos comandos de Barcelona desarticulados en enero y en agosto de ese año, los denominados Gaztelugatze y Gorbea, respectivamente.

Así, la sentencia da por probado que ayudó en 2001 al miembro del comando etarra de liberados "Gaztelugatze" Fernando García Jodrá cuando, el 11 de enero, fueron detenidos sus compañeros de grupo José Ignacio Cruchaga y Lierni Armendariz.

En esa ciudad, los etarras llevaban meses atentando y se les imputaron varios asesinatos "que causaron una gran inquietud en la opinión pública en general y en la ciudadanía catalana en particular", según indicó la Fiscalía en su escrito de acusación.

Cuando se produjeron esas detenciones, García Jodrá, que estaba esperando a sus compañeros en un coche, "recogió algunos efectos personales, entre ellos la pistola, el ordenador portátil y dinero y se puso en contacto con Marina Bernardo para que le escondiera hasta que pudieran salir de Barcelona con seguridad".

Ella llamó a una amiga y le pidió que los alojara en su piso durante algunos días, presentó al etarra como Jesús y le comunicó a la mujer que era "del comando Barcelona de ETA", pese a lo cual aceptó tenerlo en su casa.

Transcurridos unos días, trasladó al etarra a Francia en una moto de su propiedad, hasta que García Jodrá volvió a Barcelona en marzo para reconstruir un grupo estable de ETA en Cataluña, cosa que hizo en julio creando el comando "Gorbea".

Cuando regresó, la acusada lo acogió en su casa de la calle Bailén durante veinte días hasta la llegada de otros dos miembros de ETA.

En ese tiempo, Bernardó alquiló una vivienda a nombre de Ana María Casals Alguacil con documentación falsa que le facilitó el etarra y que fue usada como piso franco por ETA.

En ese tiempo, y tras elaborar junto a García Jodrá "informaciones sobre posibles objetivos de atentados, Bernardó recibió de manos del etarra una carta de bienvenida de la dirección de ETA como miembro de la organización.

El 23 de agosto de 2001, la Guardia Civil logró detener a García Jodrá junto a otros dos integrantes del comando y al conocer Bernardó las detenciones optó por huir a Franca, donde fue acogida por miembros de la banda para ser "inmediatamente incorporada a la estructura del aparato logístico" de ETA, donde se mantuvo hasta que en 2006 fue detenida en el país galo.

Lo más