Díaz empieza a ser presidenta en funciones, ¿hasta cuándo?

Fernando Jauregui reflexiona sobre el futuro político de Andalucía y también de Susana Díaz

Susana Díaz

Susana Díaz en uno de los actos de la camapña electoral en Andalucía (EFE)

Fernando Jauregui

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 03 dic 2018

Injustificable, ni siquiera habiendo obtenido más votos y escaños que los demás, la permanencia de Susana Díaz al frente de la Junta de Andalucía, Máxime cuando ni siquiera lograría la mayoría absoluta con Adelante Andalucía. ¿Fin de la gobernación de izquierda en Andalucía? Eso podría parecer, aunque esto va a dar muchas vueltas todavía. 

Porque, la verdad, tampoco veo una coalición de la derecha, la llamada extrema derecha y el centro para ocupar la Junta. La formación de Albert Rivera difícilmente podría alinearse con un partido como Vox, de postulados tan alejados a sus principios. Así que se abre un período de negociaciones intensas pero subterráneas, de renuncias y exigencias, de posiciones de cara a la galería.. 

Susana Díaz merecía perder. Y bueno sería que su teórico jefe político, Pedro Sánchez, tome buena nota de lo que se ha hecho mal, entre otras cosas gobernar deficientemente las cosas cotidianas en la Comunidad más importante de España.Y no haber convocado ya elecciones generales anticipadas. Por lo que se refiere a  Moreno Bonilla, el candidato del PP en Andalucía, quizá se haga la ilusión de tejer un complicado encaje de bolillos con Ciudadanos y Vox, pero estas dos últimas formaciones, las únicas que han subido en el voto, me parecen incompatibles. 

¿Cómo afrontaría Ciudadanos las elecciones en Castilla y León, Galicia, Valencia, Asturias, habiendo llegado a cualquier acuerdo con el emergente, pero por muchos conceptos para ellos repudiable, Vox? Claro, la derecha dirá a Rivera que será el culpable de que esta opción no gobierne en Andalucía, pero sus votantes de centro no entenderían albergar a tan extraños compañeros de cama. Tampoco creo que C's se alíe con los socialistas, tras prometer tan intensamente que no lo haría; y, en todo caso, esa suma tampoco daría, en principio, la mayoría absoluta.

Así que me parece que se abre un período de incertidumbre, de desgobierno. Susana Díaz puede seguir como presidenta en funciones durante unos meses todavía, Incluso es posible que aún vea convocar unas nuevas elecciones. Pero no sería con ella como cabeza de candidatura, sospecho. El batacazo ha sido excesivo. Adios, Susana, adiós. 

Lo más