Los retos del nuevo gobierno andaluz

El paro, la educación, la sanidad y la corrupción, los asuntos de gran calado a los que se volverá a enfrentar el nuevo inquilino de San Telmo

La secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta y candidata a la reelección, Susana Díaz

La secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta y candidata a la reelección, Susana Díaz Jose Manuel Pedrosa

COPE.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 01:10

El Gobierno que salga de las urnas el próximo 2 de diciembre en Andalucía tendrá varias cosas en común con el actual, liderado por Susana Díaz, que ha tenido que adelantar los comicios tras perder el apoyo de Ciudadanos.

Por un lado, todo apunta a que el PSOE volverá a ganar las elecciones autonómicas en Andalucía como lleva haciendo 36 años, a excepción de la cita de 2012, que perdió pero que no le impidió seguir gobernando.

Como consecuencia, otro punto en común será que Susana Díaz, candidata del PSOE, seguirá siendo la presidenta de la Junta de Andalucía.

La única duda es de quién necesitarán los socialistas para seguir al frente del Gobierno. Descartando la posibilidad de una gran coalición con el PP, la pelota está en el tejado de Ciudadanos y Adelante Andalucía, la entente formada entre Podemos e Izquierda Unida.

Y tampoco cambian los retos en el horizonte para quienes se sienten en el Consejo de Gobierno de San Telmo cuando Díaz decida quienes le acompañarán en las responsabilidades. Como una letanía, Andalucía sigue teniendo los mismos retos pendientes que en la última década: Paro, clientelismo, educación y sanidad.

PARO

La última Encuesta de Población Activa no fue ninguna novedad para Andalucía. Quitando las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, la región volvió a encabezar la lista del paro, con un 22,9 por ciento de desempleados. Aun así, puede considerarse un dato positivo, puesto que a principios de año se situaba por encima del 24 por ciento.

Desde 2009, justo después de que estallara la crisis económica, el desempleo se ha mantenido en Andalucía por encima del 20 por ciento, incluso del 30 en los años 2012, 2013 y 2014, tocando techo en el 2013 con el 36,26 por ciento.

Con los números actuales, el titular es demoledor: 1 de cada 4 parados españoles son andaluces.

Diseñar una política de empleo diferente a lo que han venido haciendo hasta ahora los gobiernos socialistas es, sin duda, el principal reto del próximo inquilino de San Telmo.

EDUCACIÓN

Si la EPA condena a Andalucía en materia de empleo, PISA hace lo propio en educación. Las declaraciones de la exministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, diciendo que los niños de Castilla y León sabían más que los andaluces, pusieron el foco en un dato que, por habitual, ya pasaba desapercibido.

Si ya de por sí España está por debajo de la media de la UE en este informe sobre educación, Andalucía está a la cola de España en las notas de PISA. Y así viene siendo desde que se empezó a elaborar dicho informe.

En concreto, en el último Informe de 2017, Andalucía está a la cola en competencia en Ciencia, la penúltima en comprensión lectora, y la penúltima en competencia en Matemáticas, en ambas por delante de Extremadura.

Además del sistema educativo que sitúa a los alumnos andaluces a la cola, el alto de ratio de alumnos en las aulas es otra de las máculas educativas que tiene Andalucía y a lo que tiene que hacer frente el próximo gobierno autonómico.

SANIDAD

Los médicos andaluces han decidido echarse a la calle contra la gestión que la Junta de Andalucía hace de la sanidad. Los datos de FEDEA dicen que Andalucía es la comunidad con el menor presupuesto de sanidad por habitante con 1.169 euros.

En el ratio de camas por habitantes Andalucía también sale mal parada, con 595 habitantes por cama.

El de las listas de espera también es un problema que afecta a la región andaluza, con cierres de plantas de hospitales en los meses de verano y algunos hospitales y centros de salud que no funcionan al 100% de su capacidad.

CLIENTELISMO Y CORRUPCIÓN

Como, más que presumiblemente, será el PSOE el que siga al frente del Gobierno de Andalucía, la imagen de ‘cortijo’ o ‘chiringuito’ entre otras denominaciones que acompañan a la Junta de Andalucía seguirá asociada al nuevo Ejecutivo. Quitarse ese cartel, al que han contribuido primero el PER, que lo sigue haciendo, y los ERE después.

La perpetua imagen de clientelismo a cambio de votos al PSOE ha caracterizado a la imagen exterior de la Junta de Andalucía, y casos de corrupción como los ERE falsos le han dado la razón a quienes son de esa opinión.

Ello, unido a la falta de alternancia en el poder (el PSOE ha ganado todas las elecciones menos las de 2012, pero siguió gobernando junto a IU) hacer que Andalucía se siga viendo como una extensión del PSOE, donde el socialismos es prácticamente inexpugnable.

Estos cuatro, junto al primero que se va a encontrar quien gane este domingo, que será buscar aliados para formar gobierno, serán, como han sido hasta ahora, los principales quebraderos de cabeza que tendrá que afrontar el nuevo gobierno andaluz.

Lo más