Audio

Sánchez: "Siento indignación a la cual hay que sumar alarma social por la magnitud del caso de corrupción"

 

Tiempo de lectura: 2Actualizado11:24

El 24 de mayo de 2018, la Audiencia Nacional hacía pública la sentencia por la primera gran causa vinculada al Caso Gürtel. Tras un año, un mes y 13 días de juicio el tribunal dictaba una sentencia de 1.687 folios en la que condenaba a 29 de los 37 acusados a un total de 351 años. Las mayores penas para Correas y Bárcenas y consideraba al Partido Popular partícipe a título lucrativo por lo que debía devolver 245.492,8 euros por gastos electorales en Pozuelo y Majadahonda.

Nada más conocerse la sentencia, el líder del PSOE salía a pedir responsabilidades al presidente del Gobierno en ese momento, Mariano Rajoy ante la alarma social causada por el mayor caso de corrupción sentenciado en España:

"Siento indignación a la cual hay que sumar alarma social por la magnitud del caso de corrupción que ha sido objeto de sentencia por parte de la Audiencia Nacional. Sentencia que  lógicamente ha deteriorado y mucho, una vez más, la imagen y la proyección, la reputación del país, de España ante la Unión Europea y el mundo".

Ante tal alarma, la que provocaba la sentencia, decía Pedro Sánchez, que además menoscababa la imagen de España en Europa y el resto del mundo, anunciaba que presentaba una moción de censura: "España abre  página en muchos medios de comunicación internacionales como consecuencia de las implicaciones que esta sentencia va a tener no solo desde el punto de  vista judicial, también penal sino desde el punto de vista político y un caso de corrupción que pone a prueba la resistencia de las instituciones y abre el necesario debate sobre la calidad de nuestra democracia. ¿Dónde ponemos el listón de la calidad de nuestra democracia, dónde ponemos el listón para la ejemplaridad de nuestros cargos públicos?".

Ya en el estrado de la Cámara baja, durante el debate de la moción en los últimos días de mayo, Sánchez añadía que la moción, que le puso al frente del Gobierno de España, se debía a la incapacidad de Rajoy para asumir las resposabilidades políticas tras la sentencia de la Gürtel, "responsabilidades políticas que serían automáticas en cualquier democracia homologable a la nuestra, en este momento tan grave de crisis social, institucional, económica la mayor irresponsabilidad que se puede cometer es no presentar esta moción contra quien es merecedor de un reproche político por parte de esta cámara". Porque la corrupción destruye la fe en las instituciones y en los políticos, "nunca antes en nuestra democracia, nunca antes, una moción de censura había sido tan necearia por higiene democrática . La corrupción actua como un agente disolvente y profundamente nocivo para cualquier país, disuelve la confianza de una sociedad en sus gobernantes y debilita, en consecuencia, los poderes del Estado y también ataca de raíz a la cohesión social que es el fundamento de nuestra democracia. La corrupción merma la fe en la vigencia del Estado de Derecho cuando campa a sus anchas o no hay una respuesta política acorde a la entidad del daño que se ocasiona y destruye la fe en las instituciones y en la política cuando no hay una respuesta firme desde el terreno de la ejemplaridad".

Etiquetas