RUTH BEITIA (Perfil)

Beitia, de lograr la gloria olímpica a aspirar al sillón de Peña Herbosa

La diputada regional Ruth Beitia, que hace dos años lograba alcanzar la gloria olímpica al colgarse el oro en los Juegos de Rio 2016, tiene ahora otro sueño, el de poder sentarse tras las elecciones autonómicas de mayo en el sillón que ahora ocupa Miguel Ángel Revilla en la calle Peña Herbosa, sede del Gobierno de Cantabria.,Ruth Beitia ya ha demostrado sobradamente su tesón como deportista y su capacidad para hacer realidad sus sueños. Siempre asp

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:06

Raúl González Rumayor

La diputada regional Ruth Beitia, que hace dos años lograba alcanzar la gloria olímpica al colgarse el oro en los Juegos de Rio 2016, tiene ahora otro sueño, el de poder sentarse tras las elecciones autonómicas de mayo en el sillón que ahora ocupa Miguel Ángel Revilla en la calle Peña Herbosa, sede del Gobierno de Cantabria.

Ruth Beitia ya ha demostrado sobradamente su tesón como deportista y su capacidad para hacer realidad sus sueños. Siempre aspiró a colgarse una medalla olímpica y en 2016 acabó luciendo la presea de oro, y ahora la dirección nacional del PP la ha colocado en primera línea para que pelee en los próximos comicios por la Presidencia de Cantabria.

Un nuevo sueño que Beitia hace suyo y que perseguirá con la ilusión y confianza que la caracterizó a lo largo de toda su carrera deportiva. Esa es la apuesta del presidente del PP, Pablo Casado, que hace que Beitia pase de tener un perfil bajo como diputada del Parlamento de Cantabria a ser la aspirante de los populares a acabar con el gobierno del bipartito (PRC-PSOE).

Beitia, que desde septiembre forma parte de la ejecutiva nacional del partido como secretaria del área de Deportes, entró en política en 2008 como miembro del comité ejecutivo del PP de Cantabria.

El expresidente regional Ignacio Diego la incluyó en las listas para las autonómicas de 2011. Ella logró un escaño y el PP la mayoría absoluta.

En la siguiente cita con las urnas, Beitia volvía a hacerse con un escaño, aunque ahora para estar en la oposición.

Las mieles de los éxitos y reconocimientos de 2016 dieron paso a los nubarrones de 2017, año en el que tuvo que afrontar su retirada definitiva de las pistas y se vio inmersa en el conflicto que se inició en el PP de Cantabria a raíz del congreso en el que María José Sáenz de Buruaga arrebataba la presidencia del partido a Diego, por solo cuatro votos.

Claramente alineada con el sector afín a Diego, por lealtad a quien apostó por ella para que diera el salto a la política, fue una de los nueve parlamentarios del PP de Cantabria a los que la comisión nacional de Derechos y Garantías del partido abrió expediente por oponerse al nombramiento de Buruaga como portavoz del grupo popular en el Parlamento, procedimiento que ha sido archivado.

Diplomada en Fisioterapia, técnico en Actividades Física y Animación Deportiva y monitora de atletismo, Ruth Beitia Vila (Santander, 1 de abril de 1979) lidera desde marzo de 2018 el centro de estudios olímpicos de la universidad Uneatlántico, en Cantabria.

Casada y sin hijos, Beitia estuvo 28 años practicando el salto altura, de los que 20 lideró este deporte entre las mujeres en España, siempre junto a su inseparable entrenador, Ramón Torralbo.

Lo más