TARJETAS OPACAS

El Supremo se da de plazo hasta septiembre para resolver las tarjetas "black"

Madrid, 11 jul (EFE).- El Tribunal Supremo ha acordado hoy prorrogar un mes más su fallo sobre los recursos de los condenados por el uso de las tarjetas "black" de Caja Madrid, entre ellos su expresidente Rodrigo Rato, por lo que tendrá hasta septiembre para dictar su decisión al ser agosto inhábil para la administración.,Según han informado a Efe fuentes jurídicas, esta decisión no implica que los magistrados agoten este nuevo plazo, aprobado después de que haya expirado la prórroga conocida el

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:41

El Tribunal Supremo ha acordado hoy prorrogar un mes más su fallo sobre los recursos de los condenados por el uso de las tarjetas "black" de Caja Madrid, entre ellos su expresidente Rodrigo Rato, por lo que tendrá hasta septiembre para dictar su decisión al ser agosto inhábil para la administración.

Según han informado a Efe fuentes jurídicas, esta decisión no implica que los magistrados agoten este nuevo plazo, aprobado después de que haya expirado la prórroga conocida el pasado junio cuando la sala de lo Penal alegó la "complejidad" del caso para retrasar su veredicto.

El texto, del que fue ponente el juez Miguel Colmenero, aclaraba que si bien a finales de mayo tuvo lugar la deliberación y votación, el tribunal se veía obligado a ampliar el espacio de tiempo para dictar una sentencia de la que depende el futuro procesal de Rato, condenado a cuatro años y medio por apropiación indebida.

Delito por el que la sección cuarta de la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional también consideró culpables a otros 64 antiguos miembros de la cúpula de Caja Madrid, incluido su expresidente Miguel Blesa.

La sentencia, dictada en febrero del pasado año, aseguraba que todos conocían la previsión legal y estatutaria de la tarjeta corporativa, a pesar de lo cual "le dieron el uso particular que tuvieron por conveniente contra el caudal de la caja", una "merma" cifrada en más de 12 millones de euros por la que apuntaba directamente a Blesa.

Pero el fallecimiento de quien estuviera al frente de la entidad entre 1996 y 2010 dio un giro a las actuaciones en julio de 2017, y si bien quedó extinguida su responsabilidad penal se mantuvo la civil.

El pasado 22 de mayo el Supremo estudió los escritos de los condenados, sobre los que pesan penas de entre cuatro años y tres meses de prisión, a puerta cerrada, después de que ninguna de las partes solicitara la celebración de una vista previa similar a la de otros casos como Noós.

Al margen del de Rato, quien solicitó que se anulara su condena al considerar que está basada en pruebas "contaminadas de ilicitud", el tribunal deberá pronunciarse acerca de los recursos, entre otros, del exvicepresidente de Caja Madrid José Antonio Moral Santín (cuatro años de cárcel) y del ex director general de medios, Ildefonso Sánchez Barcoj (dos años y medio de prisión).

Pero también sobre el de la acusación popular que ejerce la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), que pide que se condene a Rato y Sánchez Barcoj por administración desleal, delito del que fueron absueltos en la instancia anterior por falta de pruebas concluyentes.

Lo más