Boletín

Renfe adjudicará en 2020 los trenes que sustituirán a los 'tamagochi'

Renfe adjudicará en 2020 los trenes que sustituirán a los tamagochi

Europa Press

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 20:10

Renfe adjudicará "con un poco de suerte", a principios de 2020 los trenes que sustituirán a los conocidos 'tamagochi', que circulan por la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto y otros puntos de España, vehículos que tardarán en fabricarse entre 18 y 20 meses.

Así lo ha anunciado este martes el presidente de Renfe, Isaías Táboas, quien se ha reunido en Zaragoza con el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, con quien ha alcanzado un acuerdo que pone fin a la situación "provisional" iniciada esta legislatura, cuando el Ejecutivo regional denunció el anterior convenio.

Táboas ha precisado que el próximo mes de abril se pondrá en marcha la licitación de estos trenes, que prestarán servicio en líneas de cercanías y media distancia en varios puntos de España, no solo entre Zaragoza y Sagunto, para adjudicarlos cuando comience 2020.

Serán trenes "híbridos", que podrán circular por vías electrificadas y también funcionar de forma autónoma en los casos en que se interrumpiera el suministro y no serán necesariamente vehículos diesel, sino que Renfe no cierra "ninguna puerta" a abastecerse con otros vehículos: "cuanto menos contaminantes mejor", ha dicho Táboas.

Los nuevos serán "modernos", confortables, fiables y dispondrán de servicios para las personas con movilidad reducida, ha apuntado, añadiendo que se valorará el tiempo que tarde el fabricante en servir las unidades.

Sobre el tiempo que tardarán estos sustitutivos de los 'tamagochi' en entrar en servicio, el presidente de Renfe ha puesto de relieve que "los trenes no están en las tiendas", sino que se encargan al detalle, por lo que "es difícil que este año podamos sustituir" a los viejos vehículos.

TREN EVA

Táboas ha dejado claro el interés de Renfe en buscar clientes "debajo de las piedras" para que el nuevo tren de velocidad alta y bajo coste, EVA, tenga paradas en la ciudad de Zaragoza y Calatayud.

Ha hecho notar que Renfe mantiene su "vocación comercial", de forma que tratará de "captar viajeros" que actualmente se desplacen por carretera, en coches privados o en autobús, de manera que "no desaprovecharemos ninguna oportunidad para alimentar esos viajes, no solo entre Madrid y Barcelona, sino en todos los recorridos intermedios".

Renfe quiere recoger así "el interés" de Soro para que el tren EVA tenga estas paradas en Aragón "a un precio muy competitivo", siempre más reducido que el AVE, lo que exige que el coste del servicio sea "razonable", ha observado Táboas, quien ha abundado al indicar que "no tendría ningún sentido comercial no parar o no buscar clientes donde están".

A este respecto, ha dejado claro que "en todas las paradas va a depender de lo mismo: que seamos capaces de encontrar un mercado al precio que seamos capaces para que sea competitivo con los otros proyectos a los que queremos arrebatar cuota de mercado".

SITUACIÓN "PROVISIONAL".

Por su parte, José Luis Soro ha destacado que llevábamos arrastrando mucho tiempo esta situación y la mejor forma de resolverla es sentarse cara a cara" en un "diálogo" con "lealtad institucional".

Ha recordado que entre 2016 y 2018 Renfe ha prestado servicio en Aragón sin mediar un contrato, tiempo durante el que han dialogado ambas partes para solucionar esta "situación provisional".

En aplicación de este acuerdo, la Administración General del Estado financiará tres de las siete líneas ferroviarias que atraviesan Aragón: Zaragoza-Teruel, Zaragoza-Calatayud y Calatayud-Ariza, con efectos desde 2018, mientras que el Gobierno de Aragón asume las otras cuatro, lo que aún debe plasmarse en el nuevo contrato.

"Ha sido una negociación larga", ha comentado el consejero, quien espera firmar el nuevo contrato "cuanto antes". Ha subrayado que "no estamos hipotecando a nadie" con esta "satisfactoria" solución porque se puede romper el acuerdo con un preaviso de tres meses.

Además, "no le afecta para nada la situación presupuestaria" porque el coste es de más de un millón por trimestre, precisamente la partida recogida en los Presupuestos autonómicos de 2018, por lo que aun prorrogados permiten abonar estas cantidades, que suman 4,3 millones por año. Ha manifestado que si no se hubiera llegado a este acuerdo el coste para Aragón hubiera aumentado un 30 por ciento.

En la reunión, Soro ha apostado impulsar el Cercanías de Zaragoza hacia Casetas y Utebo para que "sea interesante" en cuanto a las tarifas, de manera que se establecerían dos precios, uno para las cuatro paradas urbanas y otro para las restantes, con la posibilidad de poder utilizar los abonos de transporte metropolitano en este ámbito, lo que Renfe ve "interesante", según ha dicho el consejero aragonés, apuntando que un grupo de trabajo valorará los mecanismos para "compensar" a la empresa operadora ferroviaria.

Asimismo, el Gobierno de Aragón ha planteado la cuestión de las paradas facultativas entre Teruel y Zaragoza y Huesca y Canfranc, de modo que se generalicen estas paradas. Sobre el nuevo tren de bajo coste y velocidad alta, Soro ha pedido a Renfe que estudie "con cariño y detalle" la posibilidad de establecer paradas en Zaragoza y Calatayud.

Lo más