Boletín

PRESUPUESTOS 2019

Presupuesto adelanta diez días la fecha de liquidación del IVA de diciembre

El proyecto presupuestario para 2019 prevé adelantar diez días la fecha de liquidación del IVA de empresas y autónomos de los meses de diciembre, con el objetivo de mitigar el impacto contable del cambio del sistema de liquidación del IVA puesto en marcha en 2017.,Durante la rueda de prensa de presentación del proyecto presupuestario en el Congreso de los Diputados, la ministra ha explicado que la puesta en marcha del mecanismo de suministro inmediato de información (SII)

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 15:09

El proyecto presupuestario para 2019 prevé adelantar diez días la fecha de liquidación del IVA de empresas y autónomos de los meses de diciembre, con el objetivo de mitigar el impacto contable del cambio del sistema de liquidación del IVA puesto en marcha en 2017.

Durante la rueda de prensa de presentación del proyecto presupuestario en el Congreso de los Diputados, la ministra ha explicado que la puesta en marcha del mecanismo de suministro inmediato de información (SII) del IVA en 2017 daba diez días más -del 20 al 30 del mes- a las empresas para liquidar el impuesto.

Esto implicaba que la liquidación de diciembre ya no se contabilizaba en el ejercicio en curso sino en el siguiente, lo que supuso que en 2017 solo se recaudara el IVA equivalente a unos once meses, en lugar de a los doce meses habituales.

Ahora se rectifica esta situación estableciendo que en diciembre "pasa el pago del día 30 al 20", ha explicado la ministra, con lo que esos ingresos se contabilizan dentro del ejercicio presupuestario, como ocurría antes.

El resto de los meses del año, la liquidación del IVA se realizará el día 30 del mes, como hasta ahora.

Según explicó la ministra el pasado viernes, este cambio normativo permitirá contar con unos 5.000 millones adicionales este año, que se repartirán a partes iguales entre las Comunidades Autónomas y la Administración central.

Los 2.500 millones que corresponderán a la administración central se utilizarán para ajustar el déficit a la senda actual, que no se ha podido flexibilizar como pretendía el Gobierno, y para compensar el retraso de la aprobación de los nuevos impuestos de transacciones financieras y servicios digitales, cuyos ingresos se han estimado para el conjunto del ejercicio.

Lo más