Cs pide frenar la deslocalización aumentando ayudas para compensar emisiones y con un plan que abarate la luz

Cs pide frenar la deslocalización aumentando ayudas para compensar emisiones y con un plan que abarate la luz

Europa Press

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 16:26

Ciudadanos ha reclamado al Gobierno que frene la marcha de empresas industriales del país con un aumento "sustantivo" de los mecanismos de compensación a los costes de emisiones indirectas de gases de efecto invernadero y un plan de choque que abarate la tarifa eléctrica.

Así lo plantea sus diputados Melisa Rodríguez, Nacho Prendes, Rodrigo Gómez y Sergio del Campo en una proposición no de ley registrada en el Congreso con la que plantean varias propuestas para impulsar la industria española.

Entre las medidas que la formación naranja propone está el fomento de los contratos bilaterales de entrega de energía (PPA) para eximir a los generadores de energía eléctrica del impuesto de generación de forma permanente y a los compradores del impuesto sobre la electricidad para estas transacciones.

Esta forma de contratación y suministro, argumenta Cs, permitiría "dotar de certidumbre a los actores implicados, estimando de manera confiable los costes de producción para los compradores, y fomentando las inversiones en el sector eléctrico".

ESPAÑA DEDICA MUCHO MENOS A COMPENSAR A SU INDUSTRIA

Respecto a los mecanismos de compensación de costes de emisiones indirectas de gases de efecto invernadero, esta formación recuerda que el instrumento es "compatible con el mercado interior", según el criterio de la Comisión Europea, "frente a otras alternativas de mayor contestación".

Además, aseguran que España ha aportado mucho menos que otros países. Concretamente, según los datos expuestos por Cs, el 12,9% de lo que Francia ha trasferido a estas industrias, el 5,8% de las ayudas en Holanda, el 5,3% de las de Reino Unido y el 1,2% de las de Alemania.

REDES CERRADAS Y AGREGADORES DE DEMANDA

Otra de las medidas propuestas pasa por facilitar la instalación de redes energéticas cerradas y el desarrollo del agregador de demanda, lo que a juicio de Cs "permitiría un ahorro sustancial" en polígonos industriales en los que se den circunstancias técnicas para operar como un único consumidor a efectos de la red del sistema.

Los agregadores de demanda permitirían coordinar y gestionar el consumo en una red, con el fin de flexibilizar la demanda, reduciendo o incrementando la misma en busca de una gestión más eficiente de la electricidad.

Por último, Ciudadanos pide que en la futura Ley de cambio climático y transición energética se impulse un 'mix' energético "que responda de manera integral a los objetivos de sostenibilidad medioambiental, seguridad de suministro y competitividad de costes.

LA TARIFA AFECTA A LA COMPETITIVIDAD DE LA INDUSTRIA

En su propuesta, los diputados de la formación naranja reclaman "medidas claras y contundentes con el fin de revertir la situación industrial" en España, teniendo en cuenta que, a la anunciada marcha de Alcoa de Avilés y A Coruña se les une Cemex y Vestas, y "se teme por el futuro de empresas como Arcelor-Mittal o Asturiana de Zinc".

En este sentido, lamentan tanto "el alza exponencial de los precios de la energía eléctrica" como la "actitud de confrontación" del Gobierno de Pedro Sánchez, recordando las palabras de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que consideró las alegaciones de la empresa sobre el alto precio de la electricidad "una excusa y una cortina de humo".

Frente a ello, Cs recalca que el precio de la electricidad en el mercado de generación aumentó en enero desde los 50 euros por megawatio/hora en enero hasta superar los 80 euros MWh. Y es que en países nórdicos, que también son objeto de inversión por parte de la multinacional de aluminio, estos precios apenas han superado los 45 euros, casi la mitad de precio en generación eléctrica.

Una situación que, lamenta este grupo, lastra la competitividad de la industria española, teniendo en cuenta que tanto los trabajadores como la propia empresa han destacado que, sin el coste eléctrico, ambas plantas amenazadas por el cierre se antojan más competitivas que las de Noruega e Islandia.

Lo más