Petronor invierte 52 millones de euros en la parada de la unidad de Conversión de la refinería de Muskiz

Petronor invierte 52 millones de euros en la parada de la unidad de Conversión de la refinería de Muskiz

Europa Press

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 11:40

La parada durará dos meses y conllevará la contratación de más de 1.500 personas de 40 empresas distintas

Petronor ha puesto en marcha la parada de la unidad de Conversión de la refinería de Muskiz con una inversión total de 52 millones, lo que supone un incremento del 23,8% respecto a la última parada de estas características, que tuvo lugar en 2015 con un presupuesto de 42 millones.

En un comunicado, la refinería del grupo Repsol ha señalado que esta nueva parada es el reflejo de "la política de renovación permanente" por la que apuesta desde sus inicios. En concreto, durante los dos meses que durará la parada se procederá al mantenimiento y la actualización de las instalaciones productivas, con una inversión de 33 millones de euros; así como a la implementación de mejoras tecnológicas en los equipos, cuya suma asciende a 19 millones.

La última parada de conversión se produjo en 2015, hace cuatro años. En esta ocasión, Petronor, según ha informado, implementará "las más novedosas mejoras tecnológicas en los equipos, a fin de mantener los altos estándares de seguridad e innovación que han caracterizado a la compañía a lo largo de sus 50 años de historia".

La Parada de Conversión, así como el posterior arranque de las unidades, se lleva a cabo de manera secuencial. En el transcurso de la misma los equipos se abren, limpian, revisan y reacondicionan, con el objetivo de asegurar sus óptimas condiciones de funcionamiento de cara al siguiente ciclo operativo que, generalmente, es de cinco años.

Los trabajos arrancarán en torno al 15 de enero y se prolongarán hasta mediados de marzo, involucrando en el proceso a más de 1.500 trabajadores de 40 empresas distintas. En total, serán necesarias cerca de 450.000 horas de trabajo en las que las labores relacionadas con la metalurgia serán las más demandadas y donde participarán simultáneamente caldereros, tuberos, soldadores, andamieros, calorifugadores, mecánicos, electricistas e instrumentistas, entre otros.

Junto a todos ellos, también participarán las personas que habitualmente trabajan en Conversión de Petronor, que, según ha destacado Petronor, juegan un "papel fundamental" en el desarrollo de la Parada, por ser quienes se encargan de preparar las unidades para que las compañías especialistas puedan realizar su labor en condiciones seguras.

Asimismo, ha indicado que la "escrupulosa planificación" llevada a cabo por la refinería, garantiza el cumplimiento de todos los compromisos de suministro durante la Parada, gracias a los stocks propios de Petronor y a los apoyos mutuos entre las plantas del Grupo Repsol del que forma parte.

La refinería ha señalado que, con el objetivo de garantizar la seguridad, todos los trabajadores que participarán en la Parada, tanto propios como ajenos a Petronor, recibirán una formación específica sobre los procedimientos de trabajo de la refinería y las actuaciones a realizar diariamente durante la Parada. Además, durante toda la Parada la refinería contará con el equipo de coordinación de seguridad de Petronor, así como con un equipo específico de apoyo para los trabajos en altura y rescate industrial.

La compañía ha señalado que las paradas de Petronor son un proceso de "mejora y renovación continua", que permite a la refinería "ser más eficiente, reducir la emisión de partículas e incrementar su capacidad de desulfuración".

Por último, ha asegurado que, como ha ocurrido en las paradas de años anteriores, el entorno obtendrá una "repercusión positiva", ya que las acciones de mantenimiento de esta envergadura conllevan una alta ocupación en prácticamente la totalidad de los servicios de hostelería y alojamiento de la zona.

Esta parada técnica es el paso previo al inicio de las obras de construcción de los dos nuevos edificios que albergarán las oficinas generales de la empresa y el comedor de la planta en su sede de Muskiz (Vizcaya), y cuyos trabajos darán comienzo en abril. El proyecto supondrá una inversión de 30 millones y su finalización está prevista para otoño de 2020.

Con un potencial productivo de 12 millones de toneladas al año, es la mayor refinería de España y exporta algo más de un tercio de su producción. Ocupa a 945 trabajadores de plantilla y tiene un empleo inducido de 6.200 personas.

Lo más