Boletín

El oro saca provecho de una Bolsa de derribo con demasiados frentes abiertos

La preocupación se desplaza hoy a China tras unos datos más flojos de lo esperado

El oro saca provecho de una Bolsa de derribo con demasiados frentes abiertos

Marcel Guinot

JULIO MUÑOZ GIL

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:25

Los muchos frentes abiertos con el Brexit, las tensiones en Hong Kong, el desplome del peso argentino o las posibles elecciones en Italia y España mantienen la presión bajista en la bolsa española. Los inversores se olvidan así del pequeño respiro de ayer tras la decisión de Estados Unidos de retrasar a diciembre la aplicación de nuevos aranceles a algunos productos chinos. 

La preocupación se desplaza hoy a China tras unos datos más flojos de lo esperado. La producción industrial registró en julio un avance del 4,8 por ciento en términos interanuales, pero supone una intensa ralentización desde la subida del 6,3 por ciento. Este repunte se queda además muy por debajo de las previsiones del consenso del mercado en torno al 6 por ciento. 

Las ventas minoristas, por su parte, crecieron a un ritmo del 7,6 por ciento en julio frente al mismo mes de 2018, muy por debajo del alza del 9,8 por ciento interanual en junio y de las expectativas del mercado que esperaba un crecimiento del 8,5 por ciento.  Tampoco ha sido bueno, aunque en línea con lo previsto, el índice de crecimiento PIB en Alemania. La principal economía europea ha caído un 0,1 por ciento en el segundo trimestre y cada vez se acerca más a la recesión. En tasa interanual, sin embargo, ha sido algo mejor al quedar estable.  En este escenario, el índice Ibex 35 registra una caída del 0,2 por ciento en los primeros compases de la sesión para deslizarse hasta los 8.680 puntos.  

Tras la leve reacción de ayer, Arcelor Mittal y grupo Ence vuelven a las andadas y lideran las caídas del selectivo con recortes superiores al 2 por ciento. También cae con fuerza el Santander, un 1,6 por ciento, seguido por el resto de bancos.  A mediodía, en la zona euro, se esperan también importantes datos de producción industrial y PIB que pueden ralentizar aún más el débil pulso de la renta variable. 

En el mercado de divisas el euro retrocede ligeramente frente al dólar tras la solidez de los datos de inflación publicados ayer en Estados Unidos. La moneda común europea se cambia a poco más de 1,11 dólares.  

El precio del petróleo se ha estabilizado sobre los 61 dólares por barril después del retraso en la aplicación de aranceles adoptado por EEUU. Los operadores se han tomado este retraso con alivio, pero consideran que todavía queda mucho camino por recorrer en la recuperación de la demanda.  Entre tanto, el oro continúa ejerciendo de activo refugio para el dinero que sale huyendo de la renta variable y ya ronda un precio de 1.530 dólares la onza, casi un 2 por ciento más caro que ayer.  

Lo más