La interconexión eléctrica por el Golfo de Vizcaya contribuirá a abaratar el precio de la luz, según REE

La interconexión eléctrica por el Golfo de Vizcaya contribuirá a abaratar el precio de la luz, según REE

Europa Press

Tiempo de lectura: 5' Actualizado 17:01

Sevilla (REE) dice que el objetivo de la interconexión no es bajar los precios de la electricidad, pero "será un efecto seguro"

La interconexión eléctrica entre España y Francia por el Golfo de Vizcaya permitirá la integración de 4.322 GW/hora de energías renovables en el sistema al año y un ahorro en costes variables de generación de 394 millones de euros al año, lo que contribuirá a abaratar el recibo de la luz.

Los detalles de este proyecto han sido dados a conocer en Bilbao, donde Inelfe, la sociedad constituida por Red Eléctrica de España (REE) y Red de Transporte de Electricidad (RTE) de Francia para impulsar las interconexiones eléctricas entre ambos países, ha celebrado su X aniversario.

El acto ha contado con la presencia de la presidenta de Inelfe, Eva Pagán, su director general, Dominique Millan, la vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, Emma Navarro, la Jefa de Redes e Iniciativas Regionales de la dirección general de Energía de la Comisión Europea, Catharina Sikow-Magny, el viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco, Javier Zarraonaindia, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, el presidente de RTE, François Brottes, y el de REE, Jordi Sevilla.

Los presidentes de Red Eléctrica de España y Red de Transporte de Electricidad de Francia han destacado la importancia que tendrá el proyecto de interconexión por el Golfo de Vizcaya, el segundo que desarrollará Inelfe tras la puesta en servicio en 2015 de la línea subterránea Santa Llogaia-Baixas por los Pirineos orientales.

El siguiente "reto" será la interconexión por el Golfo de Vizcaya que supondrá una inversión de 1.750 millones y cuya puesta en servicio está prevista para 2025. Este proyecto cuenta con una subvención de la UE de 578 millones y el coste de la inversión se distribuye entre un 33% de fondos europeos, un 37% España y un 30% Francia.

El proyecto consistirá en la construcción de un enlace eléctrico submarino y la interconexión tendrá una longitud de 370 kilómetros, enlazando la red de transporte española desde Gatika con la francesa en Cubnezais, al Norte de Burdeos. La longitud del tramo submarino será de 280 kilómetros aproximadamente, mientras que el terrestre será de 10 kilómetros en España y de 80 kilómetros en Francia.

Esta interconexión del Golfo de Vizcaya supondrá un ahorro en costes variables de generación de 394 millones al año, un ahorro en emisiones de CO2 de 3,2 millones de toneladas y la integración de 4.322 GW hora de energías renovables en el sistema al año.

En el acto desarrollado en el Museo Marítimo de Bilbao, en cuyo exterior se han concentrado un grupo de personas en contra de este proyecto, los presidentes de REE y RTE han destacado que se mantienen los plazos del proyecto y, en concreto, la presidenta de Inelfe, Eva Pagán, ha precisado que, en estos momentos, se está trabajando en la redacción del proyecto y se están recogiendo estudios del fondo marino para presentar las distintas alternativas y que pueda salir a información pública en los próximos meses.

Pagán ha indicado que, hasta ahora, se ha hecho una consulta pública con todos los agentes para conocer su opinión sobre el proyecto y, con ello, se está elaborando el detalle del proyecto. El grueso de la inversión será a partir de los años 2020 y 2021, y se estiman tres años para la construcción (2022-2024).

La presidenta de Inefel ha subrayado que, con el desarrollo de este proyecto, se podrán beneficiar empresas proveedores vascas y muchas de ellas ya están homologadas para poder realizar este tipo de proyectos.

Por su parte, el presidente de la REE, Jordi Sevilla, que también ha destacado la oportunidad que supone el proyecto para los proveedores vascos, ha afirmado que el objetivo de la interconexión no es bajar los precios de la energía, pero cree que "será un efecto seguro", no solo porque se "amplía el mercado de generación", sino porque es la manera de "integrar las renovables, que es lo que sí te va a bajar el precio final". "Será una de las consecuencias", ha afirmado.

Sevilla ha destacado la importancia del trabajo en común que desarrolla Inelfe y, repasando los hitos de la UE, ha subrayado que el siguiente será la energía, un sector "en plena revolución", en el que se va a vivir un "cambio radical" del modelo, tanto en la parte de la generación como del consumo.

En este sentido, ha subrayado que las interconexiones se convierten en "autopistas de las energías renovables" que permiten una "globalización amable". A su juicio, no solo son una garantía para el suministro, sino la "oportunidad de incorporar energías renovables".

El presidente de RTE, François Brottes, ha señalado que, tanto España como Francia, se benefician de este proyecto y ha puesto en valor la "cooperación" entre ambos países, que ahora asumen "un nuevo desafío" con la construcción de este enlace submarino.

Brottes también cree que la interconexión puede influir en un descenso de los precios de la electricidad y ha indicado que a ello contribuye que haya nuevos productores o una mayor generación de renovables.

La vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, Emma Navarro, ha destacado que la creación de Inelfe es un "hito" para avanzar en las interconexiones y un "gran paso" de cara a un mercado único de la energía, además de una "historia de éxito en busca del interés común".

Tras subrayar que la unión energética es uno de los "objetivos más ambiciosos" de la política energética europea, ha indicado que el Banco Europeo de Inversiones está "fuertemente comprometido" con ese objetivo y ha señalado que las interconexiones serán "cruciales". "Hay que mejorar las interconexiones entre la Península Ibérica y el resto de Europa, hay que derribar las fronteras energéticas en Europa", ha agregado.

SUBVENCIÓN DE 600 MILLONES

Navarro ha indicado que la interconexión del Golfo de Vizcaya tendrá "gran relevancia europea" y ha destacado los casi 600 millones de subvención de la UE con que contará el proyecto.

Por su parte, el viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco, Javier Zarraonaindia, ha indicado que el Ejecutivo autónomo viene trabajando desde hace 35 años en la transición energética y, desde entonces, ha cambiado "radicalmente" el mix energético, ya que, en aquel momento, la dependencia del petróleo era del 95%.

Zarraonaindia ha señalado que el proyecto del Golfo de Vizcaya será bueno para Euskadi, pero también para Europa y para España, y va a fortalecer la red vasca y hacer a la industria "más competitiva". En este sentido, ha indicado que espera que también sirva para que los precios de la energía para el sector industrial "se acerquen" a los de otros países de la UE.

La representante de la Comisión Europea, Catharina Sikow-Magny, ha defendido la transición energética hacia "una energía sin carbono y climáticamente neutra" y ha destacado el papel que pueden jugar las interconexiones. En este sentido, ha señalado que la Península Ibérica no está "lo suficientemente conectada" y ha destacado la importancia que tendrá la interconexión, "un gran proyecto" que permitirá duplicar la capacidad de interconexión entre España y Francia.

El delegado del Gobierno central en el País Vasco, Jesus Loza, ha puesto en valor la cooperación que queda patente en el trabajo desarrollado por Inelfe y ha resaltado la aportación que tendrá el proyecto del Golfo de Vizcaya para la integración de las renovables.

Lo más