Industria y cementeras proponen construir carreteras con hormigón para abaratar su mantenimiento

Industria y cementeras proponen construir carreteras con hormigón para abaratar su mantenimiento

Europa Press

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 12:10

En el marco de su plan para evitar nuevos 'casos Cemex' y duplicar el consumo de cemento en cuatro años

El Ministerio de Industria y la patronal de cementeras Oficemen proponen que las autovías y carreteras se construyan con hormigón para incentivar la demanda de cemento y, al tiempo, ahorrar unos 40 millones de euros al año en la conservación y mantenimiento de estas vías.

Se trata de una de las diez medidas de la Agenda Sectorial del Cemento, el plan que Industria y Oficemen han lanzado con el fin de evitar nuevos cierres de plantas como el anunciado por Cemex aumentando la actividad y competitividad de este negocio.

El plan tiene como objetivo último duplicar el actual volumen de consumo de cemento de España en cuatro años, de forma que en 2022 alcance la cota de los treinta millones de toneladas, un volumen similar al de 2009, a comienzos de la crisis.

No obstante, la propuesta se plantea coincidiendo con el debate sobre la sostenibilidad de la red de carreteras y la eventual articulación de un peaje para garantizar la inversión en su mantenimiento, que abordará el Congreso a partir de comienzos de año.

En este sentido, el plan de Industria y Oficemen propone introducir progresivamente el hormigón en la construcción de nuevas carreteras y la rehabilitación de las existentes.

Según aseguran, los pavimentos de hormigón son "muy durables" y por ello conllevan costes de conservación y mantenimiento "mínimos". Además, "disminuyen la resistencia a la rodadura de los vehículos, lo que permite reducir el consumo de combustible".

En concreto, aseguran que permiten ahorrar 40 millones de euros anuales en mantenimiento y otros 39 millones al año en combustible lo que, además, redunda en un recorte de emisiones de 82.000 toneladas de CO2 al año.

Durante la presentación del plan, la titular de Industria, Reyes Maroto, reconoció que "la reactivación de la obra pública constituye una de las preocupaciones" del sector cementero, y la confió a la recuperación económica.

Maroto también se refirió a la negociación abierta con Cemex, los sindicatos y los gobiernos autonómicos para garantizar la continuidad de la actividad industrial de las dos plantas que la mundial cementera cerrará en España, para apuntar que espera "tener pronto resultados positivos". Se trata de las fábricas Gádor (Almería) y Lloseta (Baleares), que emplean a unos 200 trabajadores.

AYUDAS ANTE LA ALTA FACTURA DE LA LUZ.

Entre el resto de medidas del plan de Industria y el sector para evitar nuevos cierres entre la treintena de plantas de cemento de España figura también emplear el hormigón en la construcción del AVE y de instalaciones hidráulicas, e incentivar su uso en la rehabilitación de edificios y la reparación de calles y carreteras.

El plan se completa con medidas de impulso a la competitividad, como un programa de innovación y las anunciadas propuestas de Industria de incluir al cemento en las ayudas a las compañías electrointensivas y defender su inclusión también entre los sectores con compensaciones por sus costes indirectos de emisiones.

Oficemen calcula que la implementación del plan, que se enmarca en la política de reindustrialización del Gobierno, redundará en la generación de unos 2.000 puestos de trabajo directos y otros 4.000 indirectos.

Lo más