La Fundación P2P asegura de que Uber y Airbnb "aumentan la precariedad de la sociedad"

La Fundación P2P asegura de que Uber y Airbnb aumentan la precariedad de la sociedad

Europa Press

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 18:42

Michel Bauwens, fundador y director de la Fundación P2P, es uno de los mayores teóricos y defensores de la economía colaborativa y del pro-común; sin embargo, ha alertado de que no todas las empresas e iniciativas que se pueden englobar bajo esta categoría son iguales, y detecta hasta cuatro tipologías diferentes, según su grado de globalidad y si el tipo de beneficio que busca es económico o social. Por ello, es tajante al criticar algunas de ellas: "Uber y Airbnb aumentan la precariedad de la sociedad".

Bauwens ha sido el primer ponente que ha participado hoy jueves en la cuarta edición de Sharing Islands que acoge hasta el próximo 1 de diciembre el Aulario General del Campus de Guajara de la Universidad de La Laguna.

El ponente inaugural centró parte de su ponencia en la economía entre iguales, o Peer to Peer (P2P), que facilita la conexión entre personas, pero que lo hace de diferentes maneras, no todas ellas exentas de problemas. En ese sentido, recordó que, contrariamente a lo que se dice, la tecnología no es neutra porque está diseñada por el ser humano, y las personas tienen valores e intereses que, ineludiblemente, afectará al diseño de cualquier cosa que desarrollen, ya se aun edifico o un programa informático.

De este modo, estableció cuatro formas diferentes de colaboración entre iguales, según si eran más o menos globales y atendiendo a que sus objetivos persiguieran un beneficio claramente económico o, por el contrario, tuvieran una orientación social. Así, en este marasmo de entidades, no es lo mismo Wikipedia que Facebook, ni bitcoin que las iniciativas de compartir recursos que se dan en la red de manera altruista: unas se guían por la lógica del beneficio, mientras que otras lo hacen por solidaridad.

Bauwens explicó que hay muchas iniciativas en varis países para compartir vehículo. Por ejemplo, una cooperativa de coches en Gante (Bruselas) d cuyo coste supone a los usuarios un 80% menos que el que supondría adquirir un vehículo propio y que, además, cada coche que se compra para esta cooperativa sustituye a trece privados. En contraste, la plataforma UBER fomenta la competencia entre conductores y aumenta la congestión de tráfico.

Sobre Airbnb, consideró lícito que, si una persona posee una habitación de sobra en una vivienda, quieras compartirla y recibir un ingreso por ello. Pero lo cierto es que, en dicha plataforma, eso solamente sucede en un 10% de los casos, y el 90% restante de las plazas está en manos de grupos hoteleros o propietarios de varios inmuebles que dedica intensivamente a esa actividad. Como resultado, en Francia el 20% de los alquileres ya no está disponible, lo cual está provocando que no sea posible a los jóvenes seguir viviendo en las ciudades porque sus viviendas se están destinadas al turismo.

Bauwens cree que hay que apostar por modelos de economía colaborativa más solidarios y que no persogan el beneficio económico sin escrúpulos, por lo que se congratuló por que esa mentalidad esté poco a poco permeando entre las instituciones, de tal manera que Ámsterdam, por ejemplo, ya ha anunciado su voluntad de convertirse en una "ciudad del pro-común".

Para lograrlo, se pueden impulsar diversas actividades encaminadas a impulsar plataformas que faciliten el intercambio de recursos y servicios entre persas de manera solidaria. "La economía del pro común no es aleatoria, tiene su propia lógica y funciona diferente a la que estamos habituados, basada en la creencia en que el valor está en el mercado".

Lo más