Boletín

REGISTRO JORNADA

El control horario entrará en vigor en mayo con dudas sobre su aplicación

Las empresas deberán "garantizar" el registro diario de la jornada de sus trabajadores a partir del próximo 12 de mayo, según el decreto ley aprobado por el Gobierno, aunque la falta de detalles plantean a los sindicatos dudas sobre su aplicación.,El texto del decreto publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) propone un control horario que garantice el cumplimiento de los límites en materia de jornada, cree un marco de seguridad jurídica y haga posible e

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 15:27

Las empresas deberán "garantizar" el registro diario de la jornada de sus trabajadores a partir del próximo 12 de mayo, según el decreto ley aprobado por el Gobierno, aunque la falta de detalles plantean a los sindicatos dudas sobre su aplicación.

El texto del decreto publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) propone un control horario que garantice el cumplimiento de los límites en materia de jornada, cree un marco de seguridad jurídica y haga posible el control por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Para ello, establece que la empresa garantizará el registro diario de jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de cada trabajador, sin perjuicio de la flexibilidad horaria.

La norma dice que este registro se organizará y documentará según lo pactado en el marco de la negociación colectiva, en un acuerdo de empresa o, en su defecto, a "decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores".

Para los sindicatos CCOO y UGT, es un registro de jornada "descafeinado" que nada tiene que ver con lo pactado en el diálogo social, con una redacción "genérica" que no incluye los instrumentos necesarios y que deja su implantación "tan abierta que el empresario tiene todo el espacio para moverse".

La secretaria de Acción Sindical de CCOO, Mari Cruz Vicente, ha explicado a Efe que la redacción de la norma que pactó el Gobierno con los sindicatos "obligaba" a las empresas a tener ese registro de jornada de carácter individual y del que informaría a cada trabajador junto a su nómina.

Vicente ha denunciado que el real decreto recoge que las empresas sólo han de "garantizarlo", no contempla cómo ni cada cuánto tiempo se va a informar, ni se cuenta con la participación de trabajadores y, en caso de que no haya acuerdo, "queda a disposición única y exclusivamente de las empresas".

Para el secretario de Acción Sindical de UGT, Gonzalo Pino, la situación es aún más compleja porque no han sido derogados algunos aspectos de la reforma laboral, como la prevalencia del convenio, lo que habría dejado "más poder a la negociación colectiva".

No obstante, ha asegurado que los sindicatos "estamos empezando a trabajar con cláusulas que vamos a introducir en la negociación colectiva, ya que, con una redacción tan abierta, el empresario tiene "todo el espacio para moverse".

La norma establece que el incumplimiento de una empresa en la elaboración del registro de jornada estará considerado como infracción grave, mientras los sindicatos pedían que se aplicara una infracción "por cada trabajador".

Al cometer esta infracción grave, las empresas estarán sujetas a una multa entre los 626 y los 6.250 euros, en función del grado mínimo, medio o máximo que se aplique, ha explicado a Efe la presidenta del sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social, Ana Ercoreca.

No obstante, Ercoreca ha asegurado que los inspectores de trabajo tendrán en cuenta el número de trabajadores que emplee la empresa que incumpla esta obligación para graduar la multa a aplicar, que en caso de reincidencia llegaría a duplicarse.

En la exposición de motivos de la norma, el Gobierno justifica la urgente necesidad de la medida en que en 2018 un 35 % de las denuncias por incumplimientos empresariales en materia de relaciones laborales recibidas por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social se referían al tiempo de trabajo.

Además explica que el Plan Director por un trabajo digno que se puso en marcha el pasado verano ha servido para constatar las graves dificultades de los inspectores para acreditar los excesos de jornada respecto a la formalmente declarada por el empleador.

Ercoreca ha aplaudido la normativa porque, a su juicio, dota las relaciones laborales de seguridad jurídica y posibilita a los inspectores la detección de las horas extra que no cotizaban y el descanso mínimo entre jornada y jornada que no se garantizaba.

Lo más