La caza de gangas da un pequeño respiro a la Bolsa en medio de las turbulencias por el miedo a la recesión

El miedo a la recesión cada vez es más elevado tras los negativos datos de producción industrial de ayer en China y la zona euro

Imagen de la Bolsa de Madrid

Paneles informativos de la Bolsa de Madrid

JULIO MUÑOZ

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:11

El desplome generalizado de los mercados de valores internacionales en la sesión de ayer, Wall Street sufrió la mayor caída del año, ha dado paso a un tímido rebote en la Bolsa en los primeros compases de la sesión. El miedo a la recesión cada vez es más elevado tras los negativos datos de producción industrial de ayer en China y la zona euro, mucho peores de lo esperado, y los síntomas de debilidad de la economía alemana. Sin embargo, los inversores empiezan a considera más que suficiente los ajustes y empiezan a volver al mercado en busca de aprovechar las gangas que han quedado por el camino. 

Máxime si se confirman las expectativas de una rebaja más agresiva de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal para combatir la desaceleración del crecimiento mundial.  

Con todo, la sesión de hoy se presenta especialmente complicada en medio del festivo de la Paloma en Madrid. Eso dará lugar a una de las jornadas bursátiles con menor volumen de negocio del año, lo cual amenaza con acentuar aún más la intensa volatilidad vivida en estos días. De momento, el índice Ibex 35 acaba de abrir con un alza del 0,4 por ciento, hasta los 8.560 puntos, con lo que vuelve a situarse ligeramente por encima de los niveles de principios de año. 

Mediaset lidera los avances del selectivo con un alza del 2 por ciento. El grupo de medios sigue animado así por las fusiones del sector en Estados Unidos. Enagás y Santander, sin embargo, siguen sin levantar cabeza con recortes del 0,5 por ciento en la apertura. 

En el lado macroeconómico, en Japón se acaba de conocer unos flojos datos de producción industrial. El sector industrial nipón ha sufrido una caída mensual del 3,3 por ciento. Aunque este indicador se encuentra en línea con lo previsto por el consenso del mercado, no hace más que profundizar las caídas de mes anterior, dando nuevas muestras de los perniciosos efectos de la guerra comercial en las principales economías mundiales. 

Los inversores deberán estar atentos a lo largo de la sesión a la infinidad de datos que llegarán desde Estados Unidos, que volverán a poner a prueba el delicado pulso de las bolsas internacionales. Tanto la Fed de Filadelfia como la de Nueva York tienen previsto publicar sus informes económicos. Pero eso no será todo. Además, se esperan las ventas al por menor, las cifras de productividad, los costes laborales, la utilización de la capacidad, el índice de confianza constructora NAHB y, sobre todo, la producción industrial.  

En los demás mercados, impera una moderada tranquilidad. El cambio del euro parece consolidarse sobre el nivel de 1,11 dólares tras los retrocesos registrados ayer por culpa de la debilidad de la economía alemana y de la zona euro. El precio del crudo se ha estabilizado en los 59 dólares por barril pendiente de cómo evoluciona la demanda ante los síntomas de recesión económica mundial que vienen mostrando los indicadores económicos. 

La cotización del oro, por su parte, se ha relajado ligeramente tras la intensa subida de ayer para asentarse sobre los 1.500 dólares la onza.  

Lo más