Boletín

CONSUMO ECOLÓGICO (Previsión)

Casi tres de cada cuatro consumidores toma sus decisiones por sostenibilidad

Casi tres de cada cuatro españoles, el 73 %, toma ya habitualmente sus decisiones de consumo por motivos éticos y de sostenibilidad, aunque se encuentran con barreras "enormes" como la falta de información, el precio, la accesibilidad o incluso la dificultad para encontrar empresas "responsables".,Estas son algunas de las conclusiones del informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en el que se estudia el perfil actual del consumidor, cuál es su relación co

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 12:27

Casi tres de cada cuatro españoles, el 73 %, toma ya habitualmente sus decisiones de consumo por motivos éticos y de sostenibilidad, aunque se encuentran con barreras "enormes" como la falta de información, el precio, la accesibilidad o incluso la dificultad para encontrar empresas "responsables".

Estas son algunas de las conclusiones del informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en el que se estudia el perfil actual del consumidor, cuál es su relación con las nuevas economías, con qué barreras se encuentran y cuáles son las expectativas que depositan en sus decisiones de consumo para que contribuyan a mejorar el mundo.

El informe "Otro consumo para un futuro mejor" se ha realizado a partir de encuestas a 1.284 personas, según ha señalado en rueda de prensa el portavoz de Foro Nesi de Nueva Economía e Innovación Social, que colabora en el estudio, Diego Isabel, y la portavoz de la OCU Amaya Apesteguía.

Según se desprende del informe, los consumidores dan cada vez más importancia a los aspectos éticos en sus compras, y los que más lo hacen son los que tienen entre 25 y 59 años, con niveles educativos más altos y con contacto con la naturaleza.

La gran mayoría, el 62%, cree que su consumo influye mucho en el mundo que estamos diseñando, que es una herramienta "muy potente" para cambiar el mundo -solo un 1 % está totalmente en desacuerdo con esa afirmación- y que necesitamos "menos dinero y más consciencia", según Apesteguía.

El 57%, además, se siente identificado con los mensajes de las nuevas economías, entendidas como movimientos corrientes que buscan una económica al servicio de las personas y el planeta, y consumiría estos productos y apoyaría iniciativas de estas tendencias.

Los consumidores están más implicados en una economía "circular, verde, colaborativa, social y solidaria, feminista y de finanzas éticas", según Apesteguía, y por ello adoptan de manera sistemática hábitos y decisiones de consumo más sostenibles.

Frente a esta postura se encuentra casi un 20 % de los consumidores que no se siente identificadas con estas corrientes, y el resto las desconoce.

Y puede ser que no las conozca porque el 93 % encuentra dificultades en su día a día al consumir de esta forma y la barrera más mencionada es la falta de información, el 60 % , después el precio (58 %) -a menudo estas opciones son más caras y hay que pagar un "sobreprecio"-, problemas de accesibilidad (54 %) o que les cuesta identificar empresas "responsables" (52%).

Sólo el 10 % de los encuestados estaría dispuesto a pagar un sobrecoste sin condiciones, pero el porcentaje es mayor si ese sobreprecio es pequeño (36 %) o si se trata de productos específicos y que se refieren a cuestiones con las que están especialmente sensibilizados (24 %).

Pero ¿cómo se comporta el consumidor comprometido?.En el hogar, es donde los españoles tienen los mayores hábitos en este sentido: el 89 % dice que recicla, el 82 intenta ahorrar agua y reutiliza lo que ya no sirve y el 79 repara antes de tirar.

Los comportamientos más adoptados por este consumidor en la alimentación son: evitar el desperdicio alimentario (el 78 %) y comprar alimentos sobreenvasados (74 %), favorecer el bienestar animal (69), evitar comprar productos procesados (67), reducir productos de alto impacto medioambiente (65) y comprar en mercados o tiendas pequeñas de barrio (61 %).

Si hablamos de ocio y turismo, el 67 % realiza actividades en contacto con la naturaleza y el 64 no consume productos culturales por motivos éticos, como los toros y circos.

Este consumidor se mueve a pie si se puede (el 79 %), usa el transporte publico (64 %), comparte el coche (46) y también se mueve en bici (el 25).

Dona la ropa que ya no usa ( el 89 % lo hace), evita el consumo innecesario (el 84) y mira el origen de las prendas (el 42 %), pero además donar dinero a ongs (57 %) y evita usar bancos con una reputación relacionada con la corrupción (el 49 ).

Su mantra por excelencia es consumir menos y mejor, es decir en vez de tener 33 camisas "que no necesita", opta por seleccionar y comprarse sólo tres de algodón ecológico, de más calidad y realizadas respetando los derechos laborales de las personas, un consumidor más alineado a los valores.

Lo más