Boletín

La Bolsa abre con más ganas que fuerza, mientras el euro sube y alcanza el cambio de 1,1 dólares

La Bolsa ha comenzado la sesión del viernes con más ganas que fuerza

Imagen de recurso

Sebastián Mariscal

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:54

La Bolsa ha comenzado la sesión del viernes con más ganas que fuerza. O con pocas ganas y menos fuerza, en realidad. Ni la batería de medidas que anunció ayer el BCE ni la menor tensión en la guerra comercial son capaces, de momento, de impulsar nuevas ganancias en el mercado. Al menos no ganancias de peso. El índice Ibex 35 sube un 0,15 por ciento tras las primeras operaciones del día. Se coloca en 9.100 puntos. A falta del cierre de hoy, la Bolsa ha subido en esta semana un 1 por ciento y acumula una ganancia superior al 3 por ciento en lo que va de septiembre.

En líneas generales, los mercados agradecen la menor tensión  en el enfrentamiento comercial entre las dos mayores potencias económicas del mundo. De momento, China y Estados Unidos han optado por reducir la tensión,  a la espera de las reuniones de alto nivel que se producirán en Washington a comienzos del mes próximo. El presidente Trump y el presidente Xi han cruzado, para variar, gestos de buena voluntad, lo que ha reducido la presión geopolítica y ha dado aire a las Bolsas. 

Estados Unidos ha retrasado quince días la subida de aranceles a importaciones chinas por importe de 250.000 millones de dólares, lo que permitirá retomar las negociaciones en octubre con un mejor caldo de cultivo. También Pequín retrasará la entrada de vigor de nuevos aranceles a diferentes productos estadounidenses, entre los que se encuentra la soja.  El gobierno de China ha informado que sus equipos negociadores de medio nivel se reunirán pronto con los de Estados Unidos, -seguramente la semana venidera-,  para preparar los contactos de más alto nivel, previstos para los primeros compases de octubre en Washington.

Los mercados respondieron ayer con inestabilidad a la batería de medidas que anunció el Banco Central Europeo. Mantiene el precio  del dinero, sigue  en el cero por ciento, pero la facilidad de depósito profundiza en negativo, hasta el menos 0,5 por ciento. Es la penalización a la que deben hacer frente los bancos por dejar aparcados sus excedentes de liquidez en el BCE. Para suavizar el impacto de esta medida sobre las cuentas de los bancos, escalonará su aplicación.  Además el BCE ha anunciado un nuevo programa de compra de bonos por 20.000 millones de euros al mes a partir de noviembre. Tras el BCE, ahora todos los ojos se vuelven hacia la reunión que celebrará el próximo miércoles el comité de mercado abierto de la Reserva Federal, el organismo que decide la política monetaria en aquél país.

La Reserva, probablemente, claudicará a las exigencias del presidente Trump y realizará un nuevo recorte “preventivo” de tipos de interés para alejar el fantasma de la recesión económica. Se da por hecha una rebaja de un cuarto de punto. A finales de julio, recordemos, la autoridad monetaria estadounidense redujo el precio del dinero por primera vez desde el año 2008. Recortó su tipo de referencia en 25 puntos básicos, hasta dejarlo en la horquilla que va del 2 al 2,25 por ciento. El euro, ante la posible rebaja de tipos en EEUU, ha subido en las últimas horas hasta rozar el cambio de 1,11 dólares.

Hoy se ha conocido que la inflación en España continua reduciéndose. La tasa interanual de IPC está ya en el 0,3 por ciento, frente al 0,5 del mes anterior. Además, los precios industriales se contrajeron ocho décimas en Alemania, con una tasa interanual del menos 1,1 por ciento. Por su parte, en Japón la producción industrial crece a un ritmo del 1,3 por ciento.  Los mercados esperan hoy la balanza comercial de la zona euro y, sobre todo, la evolución de las ventas al por menor en Estados Unidos.

Lo más