MOTOR TECNOLOGÍA

Asistente de velocidad,el sistema que permite reducir todo tipo de accidentes

El asistente de velocidad inteligente tiene actualmente una presencia "irrelevante" en el parque de vehículos español, pero se estima que su uso pueda reducir un 20 % la siniestralidad grave y muy grave de "todos los accidentes", lo que le diferencia de otras ayudas a la conducción.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:26

El asistente de velocidad inteligente tiene actualmente una presencia "irrelevante" en el parque de vehículos español, pero se estima que su uso pueda reducir un 20 % la siniestralidad grave y muy grave de "todos los accidentes", lo que le diferencia de otras ayudas a la conducción.

En declaraciones a Efe, el director de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, Jesús Monclús, ha explicado que se trata de un sistema capaz de leer las señales de tráfico y, una vez activado, ajustar automáticamente la velocidad del vehículo al límite establecido.

Según ha detallado, si todos los coches lo equiparan, habría unos 400 fallecidos menos al año en España en todo tipo de accidentes de tráfico, "de ahí lo alto de su efectividad".

A diferencia de otro tipo de sistemas de ayuda a la conducción, la estimación sobre la reducción de fallecidos se aplica a todo tipo de accidentes de tráfico, mientras que otros asistentes, como el control adaptativo y la distancia de seguridad con respecto al vehículo que circula delante, evita solo los alcances entre automóviles.

La estimación surge de un estudio que la Fundación Mapfre realizó hace dos años junto al Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Mapfre (CESVIMAP) en el que analizaron alrededor de 350 siniestros, y cuya conclusión fue que en el 40 % de los accidentes graves y mortales el vehículo circulaba por encima del límite de velocidad establecido en el punto concreto del siniestro, mientras que el 50 % se habría evitado si el conductor hubiera circulado dentro de los límites.

A pesar de la alta efectividad del asistente de velocidad inteligente, actualmente no hay "prácticamente vehículos circulando con el sistema, pero sí hay vehículos disponibles", ha resaltado Monclús.

Por ello, ha considerado que "es importante que se vaya divulgando y conociendo" esta tecnología para que los conductores empiecen a familiarizarse.

Desde Bosch España han explicado a Efe que el sistema que la DGT quiere que sea obligatorio es una combinación entre el crucero de control adaptativo y el reconocimiento de señales.

A través de una cámara de vídeo, el vehículo es capaz de leer las señales de tráfico, mientras que el sensor de radar detecta los vehículos que están delante.

Según la filial de la compañía alemana, la idea es, como ha ido pasando con otros elementos de seguridad, "democratizar" el sistema para que se ofrezca en todos los niveles de gama de la diferentes fabricantes, y no solo en sus versiones más altas.

Esto es algo que "poco a poco se está consiguiendo, cada vez el equipamiento de los vehículos es mucho más completo", han subrayado las mismas fuentes.

De hecho, Bosch se ha declarado a favor de la obligatoriedad de las tecnologías que esté demostrado que ayudan a reducir los accidentes de tráfico, como ocurrió en su momento con el ABS y el ESP.

Ford lleva montando este asistente desde hace tres años en los modelos Mondeo, S-Max y Galaxy. Ahora le toca el turno a la nueva generación del Focus.

Mercedes-Benz también lo ofrece en las gamas Clase A, Clase C (berlina, Estate, coupé y cabrio), Clase E (berlina, Estate, coupé y cabrio), Clase S (berlina, coupé y cabrio) y CLS.

También existen otros mecanismos similares, como el que equipa el nuevo Fiat 500X; en este caso, el vehículo incluye un sistema de reconocimiento de señales y un avisador de velocidad, que permite mediante la pulsación de un botón (no de forma automática) adaptar la velocidad de desplazamiento a las señales leídas a lo largo del recorrido.

Lo más