CORONAVIRUS HOTELES (Previsión)

La "apagada" vida de los hoteles de guardia en Madrid

Por Ana Márquez,Madrid (FE).- Sanitarios, personas con miedo de contagiar a sus familias y otras a las que cancelaron sus vuelos son algunos de los huéspedes de los catorce hoteles de guardia que han seguido funcionando en la Comunidad de Madrid durante el estado de alarma con sus instalaciones más "apagadas" que de costumbre.,Con la crisis del coronavirus se clausuraron los hoteles, salvo los medicalizados que funcionan como hospitales temporales para enfermos de coronavirus y los destinados ex

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:53

Por Ana Márquez

Madrid (FE).- Sanitarios, personas con miedo de contagiar a sus familias y otras a las que cancelaron sus vuelos son algunos de los huéspedes de los catorce hoteles de guardia que han seguido funcionando en la Comunidad de Madrid durante el estado de alarma con sus instalaciones más "apagadas" que de costumbre.

Con la crisis del coronavirus se clausuraron los hoteles, salvo los medicalizados que funcionan como hospitales temporales para enfermos de coronavirus y los destinados exclusivamente a determinados colectivos como trabajadores sanitarios, personas mayores y personas sin hogar.

Además, en la Comunidad de Madrid permanecen abiertos catorce hoteles de guardia durante el estado de alarma para acoger a aquellas personas que requieren un alojamiento puntual con urgencia.

Uno de estos hoteles es Las Gacelas, ubicado en plena Sierra del Guadarrama, que con 42 habitaciones es el más rústico de todo el grupo y el que está más alejado de Madrid capital.

Su dueño, Jordi López, explica a Efe que en los inicios del estado de alarma sus huéspedes eran fundamentalmente personas que "no podían estar en sus casas" y decidieron pasar la cuarentena en el hotel para asegurarse de no contagiar a sus familias.

El hotel ha dejado de ser un punto turístico y ha perdido vida, según su dueño, que compara el establecimiento con "un piso que alquila alguien por una noche" para dormir y marchar al día siguiente.

"Esto es el mundo al revés: antes la ocupación era los fines de semana, ahora tenemos clientela en los días de diario", cuenta López, quien insiste en que los protocolos de seguridad e higiene han sido una "máxima" que han cumplido a "rajatabla".

Las salas comunes, como el bar o la terraza junto a la piscina, están deshabilitadas. Ya no se sirve buffet para desayunar con el fin de evitar contagios y los bollos o el pan están empaquetados en plásticos para manipularlos lo mínimo posible.

Según datos de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), que ha trabajado en colaboración con la Comunidad, la ocupación media de los catorce hoteles de guardia de la región ha rondado el 70 %, dependiendo de su ubicación.

Los Apartamentos Goya, en Madrid capital, tienen un total de 20 estancias pero durante el estado de alarma la ocupación "no ha superado dos o tres habitaciones a la vez, lo que supone un 10 %", ha indicado a Efe el director, Francisco Javier Lavado.

Las estancias son estudios de unos 18 metros cuadrados, con cocina propia y baño, que durante la cuarentena han sido ocupados por trabajadores sanitarios, profesionales de la informática o personas a las que les cancelaron sus vuelos.

Otro de los hoteles de guardia son los Apartamentos Suite Florida, junto al aeropuerto de Madrid Barajas Adolfo Suárez y el recinto ferial de Ifema.

"Nosotros solemos trabajar la larga estancia, sobre todo, de gente que viene a hacer cursos a Madrid. Pero durante el estado de alarma hemos recibido a mucha gente destinada desde la Embajada de Marruecos porque no podían volver a su país por el cierre de fronteras", detalla a Efe la directora del establecimiento, Pilar Pacheco.

Cuentan con un total de 325 apartamentos y se han mantenido en una media de ocupación del 90 %: "No nos podemos quejar, hemos funcionado muy bien y hemos estado al pie del cañón desde el día uno".

Reconoce que la vida del apartahotel está "apagada", ya que las zonas ajardinadas, piscina, pista de pádel o el parque infantil se han convertido en un mero decorado sin funcionalidad.

"No ves a nadie. Hasta el pago o la renovación de la estancia se hace por teléfono o por transferencia", relata Pacheco.

Estos hoteles han mantenido su función de alojamiento durante la pandemia, pero han perdido la vida de los huéspedes, que antes también aprovechaban estos espacios para charlar con desconocidos y "hacer más agradable la estancia".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo 2

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar
Directo Sigue la Misa en Santa Marta en directo por TRECE

Sigue la Misa en Santa Marta en directo por TRECE

Ver TRECE