COPE

EXPLOSIÓN TARRAGONA

Un año después de la explosión de Tarragona persiste demanda de más seguridad

El sumario por la explosión mortal del 14 de enero del 2020 en Industrias del Óxido de Etileno (IQOXE) en La Canonja (Tarragona), al que ha tenido acceso Efe, concentra múltiples indicios de deficiencias en la seguridad.,Un año después del siniestro, los sindicatos CC. OO. , UGT y CGT; la CUP, las entidades ecologistas Gepec y Cel Net y la federación de asociaciones de vecinos de Tarragona, por separado, coinciden en resumir: "En un año no se ha hecho nada".,La explosió

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:30

El sumario por la explosión mortal del 14 de enero del 2020 en Industrias del Óxido de Etileno (IQOXE) en La Canonja (Tarragona), al que ha tenido acceso Efe, concentra múltiples indicios de deficiencias en la seguridad.

Un año después del siniestro, los sindicatos CC. OO. , UGT y CGT; la CUP, las entidades ecologistas Gepec y Cel Net y la federación de asociaciones de vecinos de Tarragona, por separado, coinciden en resumir: "En un año no se ha hecho nada".

La explosión, inédita en la historia de la seguridad laboral, mató al jefe de planta, que también era el jefe de producción; al contramaestre y a un vecino; causó ocho heridos y múltiples daños materiales, sin que sonaran las alarmas de emergencia.

La unidad 3.100 de la planta de derivados de la empresa contaba con tecnología de última seguridad, se había estrenado en noviembre del 2016 tras una inversión de 10 millones de euros y se amortizó antes de lo previsto, con más del 80% de su capacidad de producción.

Su reactor explosionó con tal violencia que un trozo de 800 kilos de la planta salió disparado hasta chocar, a 2,4 kilómetros de allí, contra el tercer piso de un bloque del barrio de Torreforta de Tarragona y mató, enterrado entre los escombros, al vecino del segundo.

Un año después, ninguna de los vecinos del bloque ha podido regresar a sus casas y siguen visibles muchos desperfectos en el vecino barrio tarraconense de Bonavista, aunque, según informa IQOXE, ya ha pagado más de 2,8 millones de 200 reclamaciones por daños.

El sumario de la investigación judicial suma cerca de 6.000 páginas y las conclusiones provisionales apuntan a los delitos de imprudencia grave con resultado de muerte, lesiones, daños y contra el derecho de los trabajadores.

El informe de los Bomberos de la Generalitat consignó una "lamentable colaboración" de la empresa; falta de información de los productos y riesgo del llamado efecto dominó -accidentes en cadena con las químicas vecinas- y, de hecho, muchas recibieron metralla de la explosión, que iba de los 200 gramos a los 200 kilos.

Las declaraciones de los trabajadores contenidas en el sumario reflejan un ambiente laboral de presión, en el que uno de los directivos "preguntaba cada día cuánto habían ganado el día anterior en euros" y los operadores "aprovechaban el tiempo de la reacción para ir al lavabo o a comer".

También se recoge que, en diciembre del 2019, la empresa despidió a seis trabajadores eventuales, casi todos de la planta de derivados, con lo que se redujo un empleado por turno y, en protesta, el personal hizo un paro de 24 horas.

Iqoxe contaba un bombero privado (subcontratado) por turno y, entre sus tareas, constaba "llevar muestras en una caja de verduras al laboratorio" o "repartir las cestas de navidad" y "lloviera o nevara, ir a dar los buenos días a los directores".

Los bomberos privados también relatan que iban "en una furgoneta porque el camión estaba estropeado", entre otras carencias de material en condiciones.

El personal subcontratado de mantenimiento también expone que la empresa gastaba lo mínimo y que apreciaban muchas diferencias con otros clientes del sector químico, que aplicaban medidas más rigurosas de control.

La planta fabricaba MEPG-500, un producto que solo había hecho en seis ocasiones anteriores y, según un informe encargado por IQOXE al Institut Químic de Sarrià, causó la explosión por una descomposición térmica de la que no se tenía bibliografía.

En cambio, el informe de la consultora DNV encargado por la Generalitat considera que la causa más probable fuera el óxido de etileno, tal como sucedió en una planta de Zwijndrecht (Bélgica).

Un centenar de directivos y empleados de Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE) han seguido hoy un minuto de silencio alrededor del monolito que, desde ahora, sirve para recordar a las víctimas que hoy hace un año causó el fatídico accidente sufrido por la empresa.

Al centenar de empleados de IQOXE y directivos de Grupo Industrial CL se ha sumado familiares de las víctimas, así como personal de las empresas colaboradoras que trabajan a diario en las instalaciones de IQOXE, mientras un violinista ha interpretado en directo "El cant dels ocells".

El minuto de silencio lo han seguido también los cerca de 3.000 trabajadores del resto de empresas del Grupo Industrial CL, en un acto que, en palabras del director general adjunto de IQOXE, Javier Benito, "es una señal de un profundo dolor y una muestra de respeto hacia las víctimas y servirá para recordarnos permanentemente, a través del monolito, que no estamos todos".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Reproducir
Directo Fin de Semana

Fin de Semana

Con Cristina López Schlichting

Escuchar