(AMP) Vestager entiende que cada país lance su 'tasa Google', aunque prefiere una solución global

(AMP) Vestager entiende que cada país lance su tasa Google, aunque prefiere una solución global

Europa Press

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 13:00

La comisaria de Competencia advierte de los riesgos vinculados a la fragmentación de los mercados

Lograr un acuerdo "global" sobre la fiscalidad aplicable a las empresas de servicios digitales sería la mejor opción, según ha manifestado la comisaria de Competencia de la UE, Margrethe Vestager, quien ha expresado, sin embargo, su comprensión de que los distintos gobiernos europeos lancen sus propias iniciativas para velar por que todas las empresas paguen los mismos impuestos.

"Es un buen argumento tener un impuesto digital europeo para igualar cómo se fiscaliza a otras actividades", ha señalado en Madrid la comisaria de Competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager durante su intervención en los Desayunos Informativos de Europa Press, donde ha advertido al mismo tiempo de los problemas que representa la fragmentación del mercado. "Es una muy mala idea", ha apuntado.

"Entiendo por qué los países lo están haciendo por su cuenta. No me opongo a que los países lo hagan", indicó la comisaria danesa, añadiendo que le parece razonable pedir a estas empresas digitales que contribuyan como cualquier otra.

"Lo mejor sería una solución global y estamos trabajando con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), aunque si no, sería bueno un acuerdo a escala europea", apostilló.

Francia y Alemania propusieron esta semana que el impuesto europeo a las multinacionales digitales sólo se aplique a partir de finales de 2020 y siempre que no se alcance una solución global en el seno de la OCDE con el objetivo de desbloquear las negociaciones sobre este gravamen.

De esta forma, según el calendario de París y Berlín, los ministros de Finanzas de la UE aprobarían la directiva sobre la tasa a los gigantes digitales en la reunión del 4 de diciembre, aunque no entraría en vigor hasta dos años después. Y sólo en el caso en el que fracasen las conversaciones sobre este asunto en la OCDE.

Sin embargo, el acuerdo en diciembre se antoja complicado puesto que la directiva necesita el respaldo de todos los países de la UE para salir adelante y durante el debate se han posicionado en contra Suecia, Irlanda, Dinamarca y Chipre. Otros, como Finlandia, Lituania, Malta, República Checa o Países Bajos, también han expresado dudas y han remarcado la necesidad de seguir trabajando a nivel técnico.

Por contra, otro grupo numeroso de capitales se han mostrado a favor de adoptar este impuesto a las multinacionales digitales, pero siempre de forma temporal hasta que exista un consenso a nivel internacional. En este grupo se encuentran España, Italia, Bélgica, Austria, Portugal, Grecia, Bulgaria, Polonia, Reino Unido, Luxemburgo, Letonia, Eslovenia, Eslovaquia, Rumanía y Hungría.

NO HAY SESGO CONTRA EEUU.

Por otro lado, en respuesta a las críticas vertidas sobre sus actuaciones desde el otro lado del Atlántico y que apuntan a que la labor de Competencia de la UE responde a una postura antiestadounidense y en defensa de un sector europeo menos competitivo.

"Nos tomamos muy en serio el tratamiento igualitario y si analizamos las estadísticas y vemos cuál ha sido el tratamiento antimonopolio vemos que no hay ningún sesgo contra EEUU", ha defendido Vestager.

"No tenemos gigantes como EEUU, pero no hay ningún problema de envidia. Europa tiene mucho que ofrecer", ha añadido la comisaria, señalando que al hacer uso de un servicio no importa la bandera del mismo, sino que este funcione.

INVESTIGACIÓN A IKEA.

Cuestionada por si Competencia está investigando las presuntas ventajas fiscales que hubieran recibido empresas concretas (en el caso de la española Inditex), la comisaria Vestager declinó hacer comentarios, limitándose a señalar que Bruselas solo se refiere a empresas en concreto cuando considera que se ha hecho algo mal.

"Cuando se trata de compañías específicas somos muy cuidadosos", ha señalado la danesa. "Solo daremos nombres de empresas en cualquiera de estas investigaciones si tenemos serias dudas de que algo está mal", añadió.

En este sentido, Vestager sí ha señalado que la Comisión está investigando al gigante sueco Ikea en Liechtenstein. "Estamos preguntando cosas, estamos viendo qué esquemas dan beneficios a unas empresas que no están disponibles para otras", apuntó.

Lo más