ARA-SERGIO DEL MOLINO (Previsión)

Sergio del Molino: "Tengo la suerte de vivir en un país con sitios raros"

El escritor Sergio del Molino se siente afortunado por vivir en un país donde hay "sitios raros" y para "oxigenar" el "ambiente enrarecido" que vive España, con un debate político "enquistado" del que "es difícil salir", propone pasear por estos "bordes del mapa" que son tan desconocidos.,Son "Lugares fuera de sitio", como reza el título de su último ensayo, Premio Espasa 2018, donde Sergio del Molino (Madrid, 1978) acerca al lector la realidad de territorios de los que s

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 21:27

El escritor Sergio del Molino se siente afortunado por vivir en un país donde hay "sitios raros" y para "oxigenar" el "ambiente enrarecido" que vive España, con un debate político "enquistado" del que "es difícil salir", propone pasear por estos "bordes del mapa" que son tan desconocidos.

Son "Lugares fuera de sitio", como reza el título de su último ensayo, Premio Espasa 2018, donde Sergio del Molino (Madrid, 1978) acerca al lector la realidad de territorios de los que se habla poco o nada y que se presentan como auténticos "laboratorios de convivencia".

"Son desconocidos en el discurso oficial y a la hora de viajar porque no son sitios turísticos", ha afirmado. Pero, a pesar de ello, son lugares desde donde se puede reivindicar el país.

Gibraltar, Ceuta, Melilla, Andorra, Olivenza, Llívia o Rihonor de Castilla forman estos pequeños "territorios frontera".

Sergio del Molino ha mantenido hoy un encuentro con sus lectores en el Aula Magna del Edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, en un acto dirigido por su amiga y escritora Igualzel Elhombre.

Allí ha compartido con los asistentes el propósito que le llevó a escribir este libro: "pasear" por los bordes del mapa para oxigenar el ambiente enrarecido que, a su juicio, vive España. Y, para ilustrarlo, ha puesto como ejemplo su propia experiencia.

"Cuando estoy ofuscado y las páginas no fluyen, paro y voy a dar una vuelta o al cine, o a hacer algo que no tenga nada que ver con eso, y luego vuelvo con una perspectiva renovada", ha indicado.

Parar y mirar el resto del país, especialmente estos lugares fuera de sitio, es lo que propone Del Molino para desatascar lo que considera un debate político "enquistado" con posiciones cerradas, que conforman un bucle del que es "difícil salir".

Porque estos lugares son microsociedades a los que "la Historia ha fastidiado" con conflictos geopolíticos, a veces incluso internacionales, que "sobrepasan los cotidiano".

"Estas gentes han aprendido a valorar la convivencia por encima de todo", ha comentado, tanto que cualquier conflicto se queda "pequeño" con tal de garantizar una sociedad donde todos sus habitantes se sientan a gusto.

Y aunque en comunidades pequeñas esto puede ser "relativamente fácil", Del Molino considera que si este modelo no es extrapolable al resto del territorio bien puede ser "inspirador" para reactivar una convivencia en España, que ahora está "preocupantemente deteriorada".

"No sé si me ha salido un libro españolista o no, lo que sí sé es que me interesa mucho mi país, cómo hemos convivido hasta ahora y cómo hemos armado esa construcción", ha comentado.

Pero sobre todo le gusta "pasear" y "coger el coche" para recorrer el territorio.

Ya lo hizo para escribir su ensayo "La España vacía" y lo ha vuelto a hacer con "Lugares fuera de sitio", que, aunque no es una continuación del anterior, sí entronca conceptualmente con "muchas de sus reflexiones", ha aclarado.

"Sobre todo porque es un mirada periférica de un paseante que intenta mirar el país desde un punto de vista desde el que no se le suele mirar", ha comentado.

Y todo ello en un momento en el que los nacionalismos cobran fuerza. "Los europeístas vivimos un momento peligroso, porque no somos capaces de crear un relato que pueda atraer y contrarrestar el auge de la extrema derecha, que está destruyendo el proyecto europeo", ha ahondado.

Por ello, considera "importante" buscar la fórmula que permite explorar esa convivencia y crear sociedades donde ninguno se sienta marginado.

Desde su posición de escritor, paseante y ciudadano, Sergio del Molino afirma haber puesto, con este libro, su "granito de arena" para conseguirlo.

Lo más