Santiago Múñoz Machado (RAE): "Hay que conseguir que las máquinas que usamos hablen un español correcto"

Santiago Múñoz Machado (RAE): Hay que conseguir que las máquinas que usamos hablen un español correcto

Europa Press

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 13:12

Todas las academias de la Lengua Española se reunirán en noviembre en sevilla en un Congreso para tratar el uso del español en la IA

El director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, ha afirmado hoy que el proyecto y el reto más importantes al que se enfrenta y "el más revolucionario" que tiene la lengua española en este momento es su uso correcto en la Inteligencia Artificial (IA). Hay que conseguir, ha dicho, que las máquinas de usamos, desde el teléfono a la batidora, "hablen un español correcto".

En el marco de la IA actualmente se utiliza más el inglés que el español y Muñoz Machado ha instado a conseguir aproximarse o "incluso vencer esa lucha". "No podemos dejarlo, es muy importante", ha subrayado, advirtiendo que un mal uso de la lengua española por parte de las máquinas puede llevar a su diversificación y fragmentación.

En un encuentro con los medios previo a su intervención en Santander en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) para abordar la posición de la RAE ante la revolución digital y la inteligencia artificial, Muñoz se ha referido al "reto extraordinario" que tiene por delante del español como lengua y al "porvenir evidente" que le abren las nuevas tecnologías.

"La Inteligencia Artificial habla inglés, fundamentalmente, y tenemos que procurar que, poco a poco, el español coja una posición eminente en el mundo de la IA, pero también en el mundo general de las redes", ha dicho, recordando que 570 millones de personas en el mundo hablan español, lo que le convierte en una "lengua importantísima", como también lo es, necesariamente, la función que la RAE cumple en relación con ella.

En este sentido, ha defendido que al igual que la academia ha regulado durante 300 años el lenguaje que usan las personas, tiene también ahora que "procurar regular el lenguaje de las máquinas".

Así, ha instado a conseguir que las máquinas "hablen un español correcto, adecuado a las normas", y "no lo diversifiquen ni lo fragmenten" porque, dentro de no muchos años, las máquinas podrían hablar de un modo "diferente" y los descendientes de españoles podrían aprender el idioma "a partir de las máquinas" y no de humanos, lo que llevaría a la diversificación de la lengua, cuya unidad "se ha procurado durante tantos años", de modo que "se fragmente y se perjudique".

En este sentido, ha apuntado la RAE está trabajando en proyectos de IA que son "particularmente importantes" porque la academia quiere conseguir introducir una disciplina regulatoria en todo el mundo de la Inteligencia Artificial.

Para ello, señala que ha buscado apoyos e implicar en este proyecto a empresas como Telefónica y otras marcas globales como Google o Microsoft "para, en pocos años, poder lograr cierta seguridad en el empleo correcto del español en el universo de la IA".

Muñoz Machado ha reiterado la "enorme importancia" de este proyecto, "el más revolucionario que tiene la lengua española en estos instantes y por lo tanto, en este momento, el reto más significativo y el proyecto más sustancial" que tiene como academia, además de que las grandes tecnológicas se "juegan mucho en utilizar correctamente la lengua".

El director de la RAE ha indicado que el español es la tercera lengua utilizada en las redes sociales y ha animado a "vencer" al inglés como lengua más empleada puesto que el primero tiene más hablantes nativos aunque el segundo tenga más hablantes.

Para conseguirlo, ha dicho que hay que concertar los esfuerzos alrededor de la RAE, una institución "respetada" y atendida en todo el mundo, que ha conseguido "algo prodigioso" como es que sus decisiones académicas sean atendidas por todo el mundo hispanohablante.

Pero, además, considera necesario no quedarse aislados mediante una vinculación con el sector privado de entidades y empresas interesadas en el buen uso del español, como ocurre con las tecnológicas; y con los estados, "que deben entender estos problemas", tanto en el ámbito de la Unión Europea, como con el apoyo de los gobiernos a las 23 academias de la lengua española de todo el mundo que coordina la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), que también preside Muñoz Machado.

Al respecto, ha anunciado que en noviembre se reunirán en Sevilla todas las academias que hablan español en un congreso que abordará esta temática. "Estamos ilusionados con el futuro, tenemos un porvenir evidente en las grandes tecnologías", ha asegurado.

"Tenemos por delante un trabajo que necesita el apoyo de los gobiernos", ha reiterado, y ha expresado su confianza en poder "contar en este asunto con la sensibilidad" del actual Gobierno de España, puesto que "conoce las dimensiones del problema" y "la necesidad de estar detrás, apoyando, que no sustituyendo", ha matizado. "Estamos contentos de lo que está ocurriendo", ha apostillado.

LAS TIC EN LA RAE

Por otra parte, Muñoz Machado ha destacado que las nuevas tecnologías son una "herramienta formidable" para la RAE, que puede resolver más dudas en menos tiempo, y acercarse a la población. Las redes llegan a 570 millones de hispanohablantes y ahí quieren "multiplicar" su trabajo.

"Queremos prestar servicios a los ciudadanos con más continuidad e intensidad, con más manifestaciones, no solo la consulta; también abrirnos a actividades más participativas, abrir nuestro edificio a actividades culturales", ha dicho.

Además, ha añadido que la RAE está llevando a cabo muchas obras de base digital, por ejemplo, transformado todos sus diccionarios para que puedan manejarse por los usuarios en ese soporte.

Preguntado por qué deben hacer los hablantes para preservar el buen uso de la lengua, Muñoz Machado ha recomendado emplearla "con todas las reglas generales", pero también ha observado que se trata de "un organismo vivo que está continuamente cambiando y no hay que sentirse muy encorsetados al utilizarla".

"Hay que utilizarla con libertad, hacerla variar poco a poco y procurar hablar conforme a las reglas generales comunes porque sino no nos entendemos", ha comentado.

Lo más