COLECCIÓN WALTHER

El retrato, protagonista de la exposición "Estructuras de Identidad"

Unos 200 retratos de maestros de la fotografía, como el alemán August Sander, el norteamericano Richard Avedon o el maliense Seydou Keïta, entre otros, integran la exposición "Estructuras de Identidad", organizada por la Fundación Foto Colectania y "The Walther Collection" en Barcelona.,Es la primera vez, según ha resaltado hoy el coleccionista Artur Walther, que fotografías de su reconocido archivo germano-estadounidense se exhiben en España, en una muestra en la que s

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:44

Unos 200 retratos de maestros de la fotografía, como el alemán August Sander, el norteamericano Richard Avedon o el maliense Seydou Keïta, entre otros, integran la exposición "Estructuras de Identidad", organizada por la Fundación Foto Colectania y "The Walther Collection" en Barcelona.

Es la primera vez, según ha resaltado hoy el coleccionista Artur Walther, que fotografías de su reconocido archivo germano-estadounidense se exhiben en España, en una muestra en la que se plantea cómo los fotógrafos de diferentes culturas y periodos históricos han utilizado el retrato para "afirmar o enjuiciar los estereotipos sociales en torno a cuestiones de género, clase social o nacionalidad".

Walther ha rememorado que inició su colección hace unos 25 años y, al principio, era "una amalgama" de imágenes, hasta que a partir de 2010 inició una etapa de exposiciones y de publicación de libros, en la que empezaron a centrarse en diferentes cuestiones.

Sin querer dedicarse a la fotografía desde una perspectiva occidental, la Walther Collection, con más de 3.000 imágenes en su haber, se ha especializado en artistas asiáticos o africanos, de los que en esta exposición barcelonesa se podrá conocer la obra de Samuel Fosso o Zhang Huan, entre otros.

La exposición empieza su recorrido con ejemplos de fotografía histórica (daguerrotipos) y "vernacular", según ha indicado Walther, imágenes que reflejan la vida cotidiana y doméstica de autores desconocidos.

Estas fotografías, así como los álbumes familiares de esos inicios de la fotografía, en el siglo XIX, o los retratos de delincuentes tomadas por la policía denotan una "jerarquía social".

En este punto, la directora de The Walther Collection, Daniela Baumann, ha aseverado que la exposición "explora cómo los fotógrafos han utilizado el retrato para afirmar o no las ideas y los estereotipos sobre la identidad, desde el siglo XIX hasta la actualidad".

Al principio, ha apuntado, "se creyó que la fotografía podía reproducir la realidad sin haberla de procesar, se pensó que las fotografías eran espejos que reflejaban del todo la realidad" y también se utilizó como "una herramienta social, de vigilancia social, algunos incluso la usaron para marcar las diferentes categorías sociales y la existencia de las razas".

El proyecto de August Sander (Alemania, 1876-1964) denominado "Rostros de nuestro tiempo" muestra a través de sesenta retratos de trabajadores, agricultores, estudiantes o artistas alemanes los "arquetipos" de la Alemania de principios del siglo XX.

Sin embargo, como ha puesto de manifiesto Baumann, "habría que preguntarse viendo estas piezas, por qué dejó fuera de sus fotos a los nazis, puesto que en esa época ya los había en Alemania y no los plasmó".

Por otra parte, llama la atención la icónica obra de Richard Avedon, "La familia", de 1974, un encargo de la revista "Rolling Stone", en el que el fotógrafo ilustró con su proyecto quiénes eran los que "mandaban entonces, mayoritariamente hombres blancos y de mediana edad, no mujeres ni personas de color".

"Ahora -ha continuado- se tendría que ver quiénes son los que mandan y si hay más mujeres y personas de color que en aquel momento".

Por otra parte, resalta la obra del nigeriano J.D. Okhai Ojeikere, que ha registrado los elementos culturales de su país a través de los peinados de sus mujeres, que "recuerdan a delicadas esculturas".

La exposición concluye con la obra del chino Zhang Huan, "Family Tree", una secuencia de nueve fotografías en color del rostro del artista, que se va recubriendo lentamente de una caligrafía de tinta negra con lo que "se interroga muy claramente sobre la identidad, sobre quién es él y cómo se puede expresar".

Lo más