Boletín

Raúl Arévalo: "Gracias a Málaga descubrí que un actor podía ser director"

Raúl Arévalo: Gracias a Málaga descubrí que un actor podía ser director

Europa Press

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 18:35

El actor y director mostoleño, galardonado con el Premio Málaga Talent, considera que "el cine español se hace cada vez con menos complejos" respecto al americano y hay que saber "ponerlo en valor"

El actor mostoleño Raúl Arévalo ha confesado, horas antes de recoger el Premio Málaga Talent que le será entregado este sábado en el Teatro Cervantes, que la capital de la Costa del Sol y el Festival de Málaga siempre han sido "muy especiales" para él.

"Éste es el primer festival al que fui, en el único que he sido jurado y donde me dieron mi primer premio. Además, fue gracias a Málaga, rodando 'El camino de los ingleses', que descubrí que un actor podía ser director. Aunque no soy de aquí, mi carrera siempre ha estado muy vinculada con esta ciudad", ha expresado en una entrevista con el director del Festival, Juan Antonio Vigar.

Arévalo ha repasado diferentes temas relacionados con la industria del cine como son las nuevas plataformas digitales, su figura como director y la relación con compañeros como Pedro Almodóvar, el momento actual del séptimo arte en España o el papel cada vez más presente de la mujer en el cine.

El galardonado ha valorado como "muy positivo" para la industria la aparición de plataformas como Netflix o Movistar que apuestan por series y películas propias, pero sin esconder que "a pesar de que aumenta el volumen, las condiciones no son tan buenas como cabría esperar", algo que según ha manifestado le "jode mucho".

También ha tenido palabras positivas para este tipo de apuestas: "Me encanta que estas nuevas plataformas saquen series con un formato nuevo con un presupuesto suficiente para contar las cosas bien y teniendo libertad para lo que se quiera hacer. Empezamos a tener eso que tanto envidiamos de las series anglosajonas".

También ha habido tiempo para echar la vista atrás y hablar del Raúl Arévalo más joven, ese que no pensaba en ser actor y que solo "jugaba a ser director". El realizador ha confesado que no pensó en ser actor "hasta los 16 o 17 años" y que antes de eso se dedicaba a "grabar mierda muy violenta y gore" con la cámara de su padre. "En la adolescencia me enganché al teatro pero sin perder el objetivo de dirigir, que era mi gran pasión", ha manifestado.

Arévalo se considera "un afortunado" por poder conjugar las facetas actor y director, algo que le permite "conocer muchos equipos y saber cómo trabajan" para luego "crear un grupo que sepa que va a funcionar" para sus proyectos. "Soy un privilegiado porque no solo soy actor, sino que tengo trabajo. Si no fuera así, estoy seguro que ya tendría un nuevo guión terminado", ha dicho al ser preguntado por su nuevo proyecto como director y su proceso creativo.

El actor y director ha manifestado lo importante que es para él rodearse de gente que le apoye y ayude a crecer, lo que él denomina su "familia". Uno de tantos nombres que componen ese grupo es Pedro Almodóvar, con quien ha trabajo en el último proyecto del director manchego. Arévalo ha dicho que tiene una relación personal "excelente" y que cada vez "quiere más" a Almodóvar, que siempre le ayuda "mucho" y "aconseja sobre la cantidad de planos a grabar o cómo llevar la posproducción" de sus proyectos.

Arévalo ha asegurado que "el cine español se hace cada vez con menos complejos", pero a pesar de todo cuando se realiza una buena película española "la gente dice que parece americana y no nacional". Ante esa situación ha querido romper una lanza a favor del producto generado en España: "No creo que seamos mejores ni peores que el cine americano. En todos lados se hacen películas muy buenas y putas mierdas como pianos, también aquí". Para él lo importante debe ser siempre "hacer cine con identidad y defenderla".

Por último, ante la pregunta sobre el menor número de mujeres en el ámbito del cine, sobre todo en la parte de dirección, Arévalo ha dicho que "dirigir no es cosa de chicos ni chicas, sino de contar historias" y considera que "no hay que animar a las mujeres" a tomar mayor presencia en estos aspectos del cine pues es "algo natural que tiene que salir solo y sin forzar".

TRAYECTORIA

Raúl Arévalo es un actor y director mostoleño (Madrid, 1979) que comienza su carrera en el mundo de la televisión antes de dar el salto al mundo del cine. Sus primeras apariciones en la pequeña pantalla llegaron en la serie 'Compañeros', donde tuvo un papel durante dos temporadas (2001 y 2002) a pesar de que todavía estaba realizando sus estudios de interpretación en la escuela de Cristina Rota.

Un año después, en 2003, rueda su primera película, 'Los abajo firmantes', bajo la dirección de Joaquín Oristrell. A partir de ahí encadena diferentes proyectos tanto televisivos como de cine: 'Cosas que hacen que la vida valga la pena' (2004), Manuel Gómez Pereira; episodios en series como 'Aída', 'Motivos personales', 'Hospital Central' o 'Cuéntame cómo pasó'; o cortometrajes como 'La luz de la primera estrella' (2005), Iñaki Martikorena.

Su primer gran papel le llegaría en 2006 de la mano de Daniel Sánchez Arévalo en la ópera prima del director, 'AzulOscuroCasiNegro', que le valió el Premio de la Unión de Actores al mejor actor revelación, lo que le permitió optar a papeles de mayor peso en el mundo del cine, como el de protagonista en 'El camino de los ingleses' (2006) de Antonio Banderas.

En 2007 estrenaría '¿Por qué se frotan las patitas?', de Álvaro Begines e interviene en 'Siete mesas de billar francés', dirigida por Gracia Querejeta, y en 'Tocar el cielo', de Marcos Carnevale. '8 citas', bajo la dirección de Peris Romano y Rodrigo Sorogoyen, y 'Los girasoles ciegos', de José Luis Cuerda, son sus principales papeles en 2008.

Al año siguiente, llegaría 'Gordos', de Daniel Sánchez Arévalo, con el que repite en 2011 con 'Primos' y dos años más tarde con 'La gran familia española'. En 2014 participa en 'La isla mínima', de Alberto Rodríguez, y un año después en 'Cien años de perdón', dirigida por Daniel Calparsoro.

En años posteriores participa en varios proyectos televisivos como 'La embajada' (2016) y estrena su ópera prima como director, 'Tarde para la ira', protagonizada por Antonio de la Torre, una cinta que recibiría el Goya a la Mejor Película en 2017, además de lograr el mismo galardón en la categoría de Mejor Director Novel.

Lo más