SOLEDAD SEVILLA (Entrevista)

La pintora Soledad Sevilla repasa su trayectoria en "Luces de invierno"

Carmen Sigüenza

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 15:26

Carmen Sigüenza

Soledad Sevilla, una de las artistas más reconocidas, Premio Nacional de Artes Plásticas, entre otros galardones, abre la temporada de la galería Marlborough con la muestra "Luces de invierno", una reflexión sobre su vida, una mirada poética a su invierno personal, "sin nostalgia".

Un conjunto de 60 obras, que se exhibirán desde el 13 de septiembre, que cierra la serie de Soledad Sevilla (Valencia, 1944) sobre los secaderos de tabaco de la Vega de Granada y que muestran el proceso lento e interior de esta artista que ahora hace balance de su trayectoria.

"En la exposición no hago una referencia concreta a la caída de las luces -precisa- sino que como mencionó una cita de Faulkner de su libro 'Luz de agosto', en la que habla de esos primeros días de agosto en los que se producen una especie de fenómenos luminosos que te remontan a los antiguos dioses griegos, y tomo el nombre de ese texto para pensar en mi invierno personal", explica la artista a Efe.

Una recopilación vital a los 74 años de la artista que la lleva a preguntarse: "¿aquí qué ha pasado?". Pues tras preguntarme pienso que no he decaído en absoluto, que ataco la pintura con la misma emoción e intensidad que a los 40 y 50, y sí la exposición es una visión sobre este invierno que me llega ahora", recalca esta creadora de paisajes abstractos, cargados de luz, poesía y armonía que reflejan su interior.

La exposición refleja el proceso de creación laborioso y lento de Sevilla, que empieza con cuadros de pequeño formato de unos 30 x 40 centímetros que forman todos ellos un mosaico de unos tres metros y medio para pasar luego a un segundo formato con 15 cuadros seleccionados de tamaño medio que le sirven de filtro para llegar a los cuadros grandes de dos por tres metros.

"Yo siempre trabajo con formato grande porque lo que me gusta es que envuelva al espectador", precisa Sevilla, a la que muchos llaman la pintora de la luz, aunque a ella no le gusta muchos, dice.

Luz, color, tiempo, espacio son constantes que atraviesan los cuadros de Sevilla, como se refleja en esta exposición que es el final de la serie de los secaderos de Granada.

"Rescato de mi memoria los secaderos de la Vega de Granada, pues en mi interior resuenan cualidades en ellos, estímulos en común con mis centros de interés: el color, la luz filtrándose por las rendijas de la madera desvencijada, lo efímero y las huellas del transcurso del tiempo", escribe la autora en la nota de presentación.

"En esta serie de pinturas, organizo los elementos de humildes aperos sin interés, desechos, para analizarlos y transformarlos. No cabe duda de que estoy contemplando el paisaje difuso al otro lado de las arpilleras que pueblan los secaderos, pero esas pinturas no son el resultado de la observación del paisaje, sino de la proyección de mí misma sobre ese paisaje", añade.

Unos cuadros que son una mirada al paisaje interior de la artista, a los que dedica horas y horas y con lo que invita al recogimiento. A estos cuadros se suma en esta muestra una instalación sobre Pessoa, un autor al que admira.

"Llevo años leyendo a Pessoa y el 'Libro el desasosiego', de Bernardo Soares (el heterónimo de Pessoa que firma el libro) y un día tuve la necesidad de ver qué me aportaba su lectura y me fui a Lisboa durante quince días recorriendo los lugares de la Baixa, por donde él caminaba y de ahí salió la instalación que reúne los mapas sobre los que había trabajado.

Y este libro de Pessoa es el material sobre el que Sevilla está ahora investigando y ordenando para sus pinturas.

"Para mí la pintura es lo más importante. Ahora lo tiene difícil en un momento en el que el ordenador y las imágenes lo copan todo, pero un cuadro es para ponerse delante, pensar y meditar, y eso como la poesía que nunca va a dejar de hacerse porque es metafísica necesaria como la respiración y va cono el espíritu del hombre, concluye la artista, Medalla de Oro de las Bellas Artes.-

Lo más