COPE

ARQUEOLOGÍA PETROGLIFOS (Crónica)

Pena Furada, el santuario rupestre de Coirós que marcaba las estaciones

'A Moura' es el grabado estrella de Pena Furada, en Coirós (A Coruña). Se vislumbra en lo alto de O Podio, la roca central. Su cuerpo es alargado y tiene el sexo femenino muy marcado. Data de la etapa galaico-romana y no solo forma parte de un lugar de culto, sino también de un gran calendario. Es, realmente, una representación de la diosa Nabia.,Son algunas de las conclusiones del estudio realizado por un equipo liderado por el arqueólogo Antón Fernández Ma

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:41

Ana González

'A Moura' es el grabado estrella de Pena Furada, en Coirós (A Coruña). Se vislumbra en lo alto de O Podio, la roca central. Su cuerpo es alargado y tiene el sexo femenino muy marcado. Data de la etapa galaico-romana y no solo forma parte de un lugar de culto, sino también de un gran calendario. Es, realmente, una representación de la diosa Nabia.

Son algunas de las conclusiones del estudio realizado por un equipo liderado por el arqueólogo Antón Fernández Malde, quien indica, en una charla con Efe, que este santuario rupestre de la aldea de Figueiras, en la parroquia de Santa Mariña de Lesa, es único y su creación "duró más de una generación".

Pena Furada se halla en un afloramiento granítico en la cima de un monte, cuyas laderas sur y occidental bajan, con pronunciadas pendientes, hacia el valle de los ríos Mendo y Mero.

Entre una docena de elementos grabados en piedra se encuentra 'A Moura', cuya principal peculiaridad es el acento puesto en sus órganos sexuales, que fueron tallados con un sentido "totalmente natural" y de "exhibición", un aspecto que les hizo percatarse de que su origen no era el cristiano.

También destaca de esta figura, de 65 centímetros de longitud y 15 de ancho, su clara orientación de este a oeste, mostrando una clara relación de visibilidad con el sol. Este conjunto de elementos hacen de ella un grabado singular.

'A Moura', que pudo tener relación con el mundo religioso prerromano y durante la época romana, se ve de forma clara al mediodía.

Tiene un compañero antropomorfo, más pequeño y con otra orientación del que, debido al deterioro que sufre, no se puede afirmar que se trate de un varón.

Su patrón de visibilidad es distinto, pues solo puede ser apreciado claramente en dos momentos muy particulares: al atardecer y al amanecer del equinoccio de primavera. Únicamente con estas condiciones de iluminación se vislumbran tanto su cabeza, como sus ojos, su boca, sus brazos y su cuerpo.

Los investigadores, que hicieron un exhaustivo trabajo acudiendo al lugar en los equinoccios, solsticios y fechas intermedias, han establecido su origen en el tiempo mediante una técnica de descarte, que es "bastante fiable", asegura Malde.

"De la Edad del Bronce no pueden ser porque no tenían instrumentación para hacer grabados tan profundos", detalla el arqueólogo, que explica que la Edad Media fue descartada porque "no se representaban temas sexuales".

Por ello, situaron el complejo en la etapa galaico-romana. "Está mostrando, en definitiva, que las comunidades 'castrexas' tenían una capacidad de técnica y un saber muchísimo mayor de lo que pensábamos", afirma Antón Fernández Malde.

En esta línea, desgrana que eran comunidades en las que escribir era un tabú, pero su conocimiento se transmitió de manera oral.

No en vano, Pena Furada era un gran almanaque con capacidad de marcar el tiempo y las estaciones, un aspecto esencial para aquellas sociedades que dependían tanto de la producción agropecuaria.

Con estos datos, Malde ha concluido que 'A Moura' es una representación de la diosa precéltica de la fecundidad, Nabia, ya que está "muy relacionada con los ríos y las Santas Mariñas" y en este caso se encuentra en la parroquia de Santa María de Lesa, próxima al río Mendo.

Tras el hallazgo culminado por un grupo de investigadores y voluntarios, Fernández Malde cree que el siguiente paso es desarrollar una campaña de excavaciones en la zona.

En Galicia, cuenta el experto, hay otros yacimientos que conservan restos de este tipo, como el de Santa Mariña de Augas Santas, en Allariz (Ourense), donde hay una colina en la que "todo lo que está hecho está ordenado en base a un eje aproximadamente norte-sur", que fue posteriormente cristianizado con una iglesia.

Otro ejemplo son los petroglifos de Amoeiro, en esa misma provincia, que tienen una relación con la salida del sol en el solsticio de invierno.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Linterna de la Iglesia

La Linterna de la Iglesia

Con Irene Pozo

Escuchar