MÚSICA DISCO (Entrevista)

Pavvla: No quiero dejar de ser actriz, pero la música es lo que más me atrapó

Aunque la serie de televisión "La riera" la convirtió en un rostro familiar en Cataluña, nunca pensó Paula Jornet que como músico, un sueño sobrevenido por extensión de su creatividad, volaría más allá de España, un estatus que aspira a ratificar con su segundo álbum, que mañana presenta en Madrid.,"Entré con 5 años a una escuela de teatro y de ahí derivó a todo lo que sucediera encima de un escenario. La música pasó de hobby a algo que me gustaba mucho, pe

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 18:34

Javier Herrero.

Aunque la serie de televisión "La riera" la convirtió en un rostro familiar en Cataluña, nunca pensó Paula Jornet que como músico, un sueño sobrevenido por extensión de su creatividad, volaría más allá de España, un estatus que aspira a ratificar con su segundo álbum, que mañana presenta en Madrid.

"Entré con 5 años a una escuela de teatro y de ahí derivó a todo lo que sucediera encima de un escenario. La música pasó de hobby a algo que me gustaba mucho, pero no creí que me pudiese dedicar a ello. Ahora no quiero dejar de ser actriz, pero la música es lo que más me ha atrapado de todo", reconoce a Efe esta intérprete, conocida en su faceta discográfica como Pavvla.

Bajo ese pseudónimo, Jornet (Barcelona, 1996) grabó recientemente una colaboración con Alfred García y ha publicado ya tres trabajos. Por orden inverso de antigüedad, el reciente Secretly hoping you catch me looking (Luup Records, 2018), el EP "Homemade stuff" (Luup Records, 2018) y "Creatures" (Seven Hundred Little Records, 2016).

Con este bajo el brazo pasó por el festival Primavera Sound de Barcelona hace dos años y por el South by Southwest de Austin (Texas), llegando así a oídos de poderosos medios de comunicación como la estadounidense NPR y la británica BBC.

"Hay una combinación de suerte y también de trabajo a tope. Me prometí decir que sí a todos los bolos, aunque no cobrara, porque nunca sabes quién puede estar mirando. Eso lo aprendí con esa gira", concede la artista, que pasó de tocar "en bares delante de 4 personas a hacer una gira de 100 conciertos".

Quizás llevar tanto escenario a la espalda en los últimos años explica que su voz suene ahora mucho más grave y densa, bromea, antes de precisar que es un tipo de textura y sonido que quería investigar en su segundo álbum de estudio.

En apenas media hora, Pavvla salda 9 cortes en inglés, ninguno de los cuales excede los 4 minutos de duración, a modo de "historias que tienen en común el ambiente, como más de noche, y el flirteo, un juego detrás de las canciones" en el que se muestra confiada y segura, lejos del espíritu más naif de su debut.

Se difumina además la premisa de cantautora folk, más evidente en su primer álbum, en pos de piezas compuestas en su mayoría a los teclados y con una producción que, bajo su batuta, la de Aleix Iglesias y la de Pau Calero, rechaza las etiquetas estilísticas ("Sería cerrarme puertas", explica).

"James Blake me gusta a saco", reconoce esta compositora que gusta de acolchar sus sencillas melodías sobre bases electrónicas minimalistas, unas veces tendiendo más hacia el indie-pop y el rock, otras acariciando la espiritualidad soul y, en una ocasión, poniendo incluso el pie en la zona de baile.

"Me apetecía mucho hacer eso. Tuvimos dos años de gira para planificar este disco. Me dijeron: 'A que no hay huevos de hacer un ritmo reguetón'", revela Pavvla, que aceptó el reto con el tema "Something new".

El álbum, que se cierra con su canción favorita, la que le da título, la llevará de nuevo al festival Primavera Sound de Barcelona en verano (esta vez en el mismísimo Parc del Fòrum) y el Eurosonic holandés. Mucho antes, mañana mismo, estará en la Sala 0 de Madrid, dentro del SON Estrella Galicia, en pleno San Valentín.

Lo más