PAU DONÉS

Pau Donés no quiere ser "un mosquetero" ni pelearse con el cáncer, solo vivir

Pau Donés, el líder de la banda Jarabe de Palo, continúa con la particular tarea que se ha impuesto a nivel personal "con la mayor humildad": contribuir a desestigmatizar el cáncer desde la experiencia que le da padecer uno desde 2015, pero sin pretender ser "un mosquetero de nada" ni pelearse con la enfermedad, sino viviendo "de una forma muy normal".,Donés (Montanuy, Huesca, 1966) ha visitado hoy el Hospital Universitario Miguel Servet para compartir su experiencia como

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:52

Pau Donés, el líder de la banda Jarabe de Palo, continúa con la particular tarea que se ha impuesto a nivel personal "con la mayor humildad": contribuir a desestigmatizar el cáncer desde la experiencia que le da padecer uno desde 2015, pero sin pretender ser "un mosquetero de nada" ni pelearse con la enfermedad, sino viviendo "de una forma muy normal".

Donés (Montanuy, Huesca, 1966) ha visitado hoy el Hospital Universitario Miguel Servet para compartir su experiencia como paciente de cáncer con profesionales de enfermería, hacia quienes antes, en una rueda de prensa, ha expresado su profundo agradecimiento y su cariño por el trato recibido en el transcurso de su enfermedad.

Enfermeras que de alguna manera le alivian del desamparo porque acompañan, asisten, ayudan y siempre muestran una cara amable.

La suya, asegura, "no es una cruzada", pero sí que en su objetivo personal está intentar que la enfermedad , que es "jodida", sea "más llevadera" para quienes la sufren y para sus familias.

"Convivo con ella", asume el músico, quien siempre se ha enfrentado a su cáncer de cólon, reconoce, con una especie de plan nada concreto: "desdramatizar el asunto para hacerlo menos sufrible".

Como personaje público que es, Donés le da una "cierta exposición" a su vida y se sentirá pagado si su experiencia compartida consigue, por ejemplo, que un paciente en su próxima sesión de quimioterapia se sienta tranquilo o que al ver su foto subido en el escenario piense que la enfermedad es superable.

Y recomienda a que la relación con el cáncer sea "de convivencia", porque con el se pueden hacer "muchas cosas" hasta que la propia enfermedad deje. "O eso, o te mueres de cualquier otra cosa", ha reflexionado.

Lo que sí que le ha supuesto es un cambio en la forma de plantearse las cosas. "No sé lo que va a pasar aunque sí tengo más números de morirme", ha dicho.

Jarabe de Palo está inmerso ahora mismo en la gira "Jarabe Filarmónico", con la que el grupo pretende celebrar su vigésimo cumpleaños antes de su despedida, concebida como una "parada temporal", según Donés.

"El día que un músico te diga que se retira, sospecha, porque es imposible. Llevamos la música en los genes y no te puedes desentender de los asuntos genéticos", zanja.

La gira, concebida para "garitos", para locales como los que vieron los inicios de la banda, es alegre, con escenografía y disfraces y pretende ser un grito de gracias a los fans por los veinte años de carrera.

En los conciertos (en Zaragoza estarán el día 23 de noviembre en la Sala Oasis) ponen en escena el disco "Jarabe Filarmónico", con trece grandes éxitos del grupo interpretados junto a la Orquesta Filarmónica de Costa Rica.

Pero el 1 de enero de 2019, ya no tendrá plan. Se enfrenta a un parón temporal, porque lo que está "clarísimo" es que Jarabe de Palo volverá, "aunque pasará tiempo", en el que desde el primer momento está seguro que "lo echará de menos".

Su intención, ahora, es disfrutar de su familia y de sus amigos, volver a ir a clases de baile, de guitarra o de batería, y hacer surf de olas, disciplina que le encanta aunque reconoce que no domina. "Soy un paquete", asegura.

Lo más