Boletín

OLOF PALME

Nuevo libro apunta que Stieg Larsson habría resuelto el crimen de Olof Palme

A la incompetencia policial achaca el periodista Jan Stocklasa el que, 32 años después, el asesinato del primer ministro sueco Olof Palme siga impune, un caso para el que ha buscado respuesta a partir de las investigaciones del escritor Stieg Larsson, quien, sostiene, de no haber fallecido lo habría resuelto.,Stieg Larsson, autor de las tres novelas de la saga "Millenium", de las que se han vendido 80 millones de ejemplares, murió en noviembre de 2004 a los 50 años de un a

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:43

A la incompetencia policial achaca el periodista Jan Stocklasa el que, 32 años después, el asesinato del primer ministro sueco Olof Palme siga impune, un caso para el que ha buscado respuesta a partir de las investigaciones del escritor Stieg Larsson, quien, sostiene, de no haber fallecido lo habría resuelto.

Stieg Larsson, autor de las tres novelas de la saga "Millenium", de las que se han vendido 80 millones de ejemplares, murió en noviembre de 2004 a los 50 años de un ataque al corazón y no llegó a ver publicada ninguna de las novelas de la trilogía.

Pero, según el periodista y escritor sueco Jan Stocklasa, Larsson, que era también periodista, dedicó toda su vida a luchar contra el creciente movimiento de la extrema derecha y a investigar el asesinato de Olof Palme, quién recibió un disparo en plena calle en mitad de Estocolmo la noche del 28 de febrero de 1986, mientras volvía andando del cine.

Durante dos décadas, Larsson recopiló datos, cartas, fotografías, artículos y pistas que pudieran llevarle a resolver el asesinato y redactó una lista de sospechosos que vinculaban el asesinato de Palme con los movimientos de ultraderecha y "antiapartheid", investigación que ha continuado Jan Stocklassa y que da a conocer en el libro "Stieg Larsson. El legado", publicado en español por Roca Editorial.

Stocklassa descubrió cuando se documentaba para otro libro la existencia de 20 cajas con la documentación que Larsson había reunido y con cuyas teorías y pistas ha seguido trabajando para resolver el asesinato de Olof Palme.

De lo que está convencido al cien por cien, ha explicado este martes el autor en una entrevista con Efe, es que Christer Petterson, un hombre alcohólico y drogadicto que fue condenado en primera instancia y absuelto posteriormente por estos hechos, no fue el asesino.

No cree que su detención se debiera a una conspiración sino más bien a una cadena de errores: "Querían resolver el asesinato y tal como se desarrollaron las cosas fue la única forma", considera Stocklassa.

El nuevo fiscal del caso, Krister Petersson, de nombre muy parecido al del que fue sospechoso, considera también que éste no fue el que asesinó a Palme y la policía está trabajando en la pista de Suráfrica, dice el autor.

Tras ocho años de investigación, el escritor está también completamente convencido de que "los surafricanos organizaron el asesinato con la ayuda inestimable de Estados Unidos" ante la amenaza de Olof Palme de luchar contra el tráfico de armas y contra los que hacían negocios con el régimen del "apartheid".

Los investigadores de entonces "optaron por un camino erróneo y estuvieron 30 años así", recalca Stocklasa, que considera que los autores materiales estuvieron motivados, al igual que la extrema derecha, por la idea de que Palme estaba vendiendo Suecia a la Unión Soviética, "algo absolutamente disparatado pero en lo que creía una gran minoría de personas".

En la actualidad, dice el escritor, y aunque la sociedad sueca afirme que quiere descubrir qué pasó, "en realidad también quieren olvidar".

Y asegura que, cuando se llegue a la resolución final del caso, "va a causar daño porque se verá cómo hubo muchos errores cometidos por políticos, por la policía, los fiscales, los medios de comunicación, y gente con poder va a sentir vergüenza de lo que hicieron. Pero Suecia se va a sentir un poco mejor".

Tanto Larsson como él mismo, asegura, hicieron el trabajo que debería haber hecho la policía para resolver el asesinato de Olof Palme.

Por eso cree que, aunque el periodismo de investigación como el que ambos realizaron esté "casi muerto", es posible que, con un poco de suerte, no muera finalmente.

Lo más