MUSEO ROMÁNTICO

El Museo Romántico, un museo del siglo XIX para el siglo XXI

"Un museo del siglo XIX para el siglo XXI", así es el Museo Nacional del Romanticismo, un lugar que hoy cumple 10 años desde su reapertura y donde se vive el siglo en el que nació la fotografía o en el que aparecieron las novelas de terror, pero también una suerte de máquina que lleva a un pasado no tan lejano. ,Y cumplir una década, que será un siglo en 2024, supone para la directora de este museo, Asunción Cardona, "todo un reto y desafío" porque, según ha contado a Efe,

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:51

"Un museo del siglo XIX para el siglo XXI", así es el Museo Nacional del Romanticismo, un lugar que hoy cumple 10 años desde su reapertura y donde se vive el siglo en el que nació la fotografía o en el que aparecieron las novelas de terror, pero también una suerte de máquina que lleva a un pasado no tan lejano.

Y cumplir una década, que será un siglo en 2024, supone para la directora de este museo, Asunción Cardona, "todo un reto y desafío" porque, según ha contado a Efe, el objetivo del museo es ser un "museo del siglo XIX para el siglo XXI".

"Sostenemos que el siglo XIX no está pasado de moda, y muchas de las cosas que pasaron están vigentes y somos hijos de esa época; creo que es interesante acudir a nuestros orígenes", ha destacado con motivo de este aniversario que celebrarán abriendo gratuitamente hasta el 8 de diciembre y ofreciendo, a lo largo de hoy, un trozo de tarta de cumpleaños en su Café del Jardín.

Pero este museo no solo tiene este lema que mira al futuro desde el pasado, sino que tienen como consigna proponer a sus visitantes "un viaje en el tiempo" desde que suben por la escalera de este recoleto palacete de 2.300 metros cuadrados -1.400 expositivos- situado en la calle San Mateo de Madrid.

Con este objetivo, describe Cardona, el público conocerá a esos hombres y mujeres de la nobleza, porque en este museo tratan el romanticismo desde un "punto de vista trascendental, cultural, histórico, literario, musical, tecnológico, pero también de la mera vida cotidiana".

"Y eso empatiza con cualquiera -asevera la directora- porque la vida cotidiana y las casas son algo con lo que todos nos reconocemos".

Lo hacemos porque a través de las 26 salas tanto pequeños, como jóvenes y adultos disfrutarán de la sala de juego, la cocina, el salón de baile o la biblioteca. Espacios identificables en los que muchos de los visitantes, sobre todo los mayores, reconocen objetos de su infancia.

"Hace un par de siglos las estancias no eran tan distintas, aunque algunas si, ahora no tenemos un gran salón de baile, pero si tenemos salas de reunión; también tenemos cuartos de baños, y antes no. Pero en el siglo XIX surgió la tecnología doméstica y pasamos de las velas a la iluminación de gas, y también surgió la forma de comer. Y más allá de esto fue el siglo del gran estado liberal y moderno", ha descrito.

Una comprobación de los avances de este siglo que se podrá hacer con una especial banda sonora, la que el Museo del Romanticismo propone en su cuenta de Spotify y que está protagonizada por Beethoven, Chopin o Debussy.

De titularidad estatal, adscrito al Ministerio de Cultura y Deporte, este recoleto museo fue creado en 1924 gracias a Benigno de la Vega Inclán y tras un periodo de cierre y reformas (entre 2001 y 2009), volvió a abrir sus puertas cambiando su nombre (de Museo Romántico a Museo Nacional del Romanticismo) y con salas renovadas.

Además, se le otorgó la denominación de Museo Nacional por haber alcanzado una singular relevancia dentro del panorama museístico español por su finalidad y objetivos, así como por la importancia de las colecciones que conserva.

En concreto, según Cardona, son más de 18.000 los fondos museográficos que contiene en las diversas colecciones que lo componen: pintura, miniatura, artes decorativas o juguetes, entre otras.

Pero también es un lugar donde nacen exposiciones como "The Vampyre: Polidori y el origen de la leyenda" (hasta el 7 de diciembre), una muestra con la que celebran los 200 años de la publicación de esta novela y con la que también quieren destacar que fue en este siglo cuando surgieron las primera novelas de terror.

Según concluye su directora, así van a despedir un año que es la antesala de la celebración del Año Bécquer y del Trienio Liberal.

Lo más