.

El Museo del Traje rinde homenaje a la Constitución del 78

El Museo del Traje de Madrid acoge la exposición "¡Cómo hemos cambiado! 40 años de la Carta Magna", en la que la indumentaria y los objetos cotidianos ilustran el cambio vivido por la sociedad española desde la aprobación de la Constitución de 1978 hasta la actualidad.,La Constitución de 1978 abrió camino a un periodo donde la moda se convirtió en una herramienta de modernización, una transición larga, puesto que "costó mucho entender que la industria textil era un potencia

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:20

El Museo del Traje de Madrid acoge la exposición "¡Cómo hemos cambiado! 40 años de la Carta Magna", en la que la indumentaria y los objetos cotidianos ilustran el cambio vivido por la sociedad española desde la aprobación de la Constitución de 1978 hasta la actualidad.

La Constitución de 1978 abrió camino a un periodo donde la moda se convirtió en una herramienta de modernización, una transición larga, puesto que "costó mucho entender que la industria textil era un potencial económico y un símbolo de prestigio para el país", ha explicado hoy a Efe el conservador del Museo del Traje Juan Gutiérrez, especialista en moda contemporánea.

La muestra, que estará abierta al público desde hoy hasta el próximo 6 de enero, rinde homenaje a los 40 años de la Constitución, "sacando a la luz la moda y las tendencias que marcaron a la sociedad española en el otoño del 78", ha añadido Gutiérrez

"Es una vitrina esencialmente nostálgica", dice Gutiérrez, quien ha detallado que la España de los años 70 y 80 está retratada a partir de 38 piezas, entre las que se incluyen "prendas de vestir, objetos de uso cotidiano como un teléfono de sobremesa, juguetes como "Los payasos de la tele" o carteles reivindicativos".

La muestra, que está compuesta por ocho maniquíes, tiene dos estéticas diferenciadas: "por una parte, el aire novedoso y exclusivo de Francis Montesinos y por otra parte, creaciones más clásicas de Loewe, Yves Saint Laurent y Courregès", añade.

A la derecha de la vitrina están expuestos tres modelos de Montesinos, que rompen con la estética tradicional, "son realmente los que desentonan, tiene líneas vanguardias que antiguamente no se veía en las calle, ya que eran para un público muy elitista", afirma.

En la parte izquierda de la vitrina, un vestido de Yves Saint Laurent y una cazadora de caballero de Courregès, firmas internacionales con más fuerza en España en esas décadas, además dos piezas de Loewe: un traje chaqueta de pana y un abrigo de piel vuelta, "piezas míticas de la época", concluye el experto en moda contemporánea. EFE

cs/jdm

Lo más