JAZZ SAN SEBASTIÁN (Previsión)

Martín:Hay músicos que por mucho que vengan al Jazzaldia siempre aportan algo

El director del Festival de San Sebastián, Miguel Martín, afirma que hay músicos que "por mucho" que repitan en el Jazzaldia "siempre aportan algo", aunque la 53 edición, que comienza el 25 de julio, será un "ejemplo" de la apuesta por equilibrar la presencia de nombres jóvenes y veteranos.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 12:30

El director del Festival de San Sebastián, Miguel Martín, afirma que hay músicos que "por mucho" que repitan en el Jazzaldia "siempre aportan algo", aunque la 53 edición, que comienza el 25 de julio, será un "ejemplo" de la apuesta por equilibrar la presencia de nombres jóvenes y veteranos.

A Martín "le da igual" que "a alguien le moleste" que haya músicos que se programen con cierta frecuencia, pues asegura que "si uno entiende la grandeza del jazz, si es aficionado", comprende también "la pertinencia" de contar de nuevo con "gente como Chick Corea, Dave Holland o Kenny Barron".

"A mí no me preocuparía si vienen muy a menudo. De Kenny Barron hacemos gala, incluso, de que viene mucho", señala Martín en una entrevista con Efe, tras recordar que además las carreras de los jazzistas son muy variadas y especialmente largas.

Recalca, no obstante, que en el cartel de esta edición "se visibiliza bastante bien" el interés del Heineken Jazzaldia por "promover nombres jóvenes", algo "muy necesario desde el punto de vista de la propia música y del propio festival".

Entre las nuevas promesas que pasarán por San Sebastián del 25 al 29 de julio, menciona a la estadounidense Cécile McLorin Salvant, de 28 años, "la mejor cantante de jazz en la actualidad porque está en una forma impresionante".

"Es un ejemplo extraordinario de perspicacia musical. Ofrece interpretaciones de estándar que son totalmente diferentes a lo que hemos escuchado anteriormente, mucho más inventivas y frescas. Tiene una voz preciosa, está que se sale. Será probablemente la gran protagonista del festival", asevera.

Tan solo 23 años, casi 24, tiene el británico Jacob Collier, compositor, arreglista, músico polifacético y fenómeno de Youtube antes que de los escenarios, que llegará con banda tras haber actuado hasta ahora él solo "rodeado de todos sus instrumentos".

Martín cita también la propuesta R+R = Now, que reúne por primera vez a nombres con una reconocida trayectoria por separado: Robert Glasper, Christian Scott, Terrace Martin, Taylor McFerrin, Derrick Hodge y Justin Tyson, también jóvenes porque en el jazz quien no ha superado los 40 es "clarísimamente joven", señala.

Otra de las sorpresas que pronostica es la de Mary Stallings, cantante de 78 años, poco dada a las giras, que recibirá uno de los premios del festival junto al francés Michel Portal.

"A diferencia de Cécile McLorin, está absolutamente dentro de la ortodoxia. Quien la conoce la valora como una de las grandes. Es una mujer con una inteligencia, una elegancia, un 'swing' y una forma de decir las cosas extraordinaria", subraya.

Para figuras que prometen destaca también a Tom Ibarra, guitarrista francés de 18 años, que se estrena en el Jazz Band Ball inaugural, antes de que Ruben Blades lleve los ritmos latinos al Escenario Verde de la playa de la Zurriola, que fue "exclusivamente 'indie' y que se ha ido abriendo más en cuanto a estilos".

"La música latina le gusta a muchísima gente y Rubén Blades encaja bastante en el concepto de pasarlo bien que buscamos para el primer concierto del Escenario Verde", explica Martín, quien ha recordado que ese espacio ofrecerá como novedad "una noche donostiarra", el día 27, con Amateur y Mikel Erentxun.

Caetano Veloso, Brad Mehldau, Gregory Porter, Benny Green, Salvador Sobral y Curti Stigers son otras estrellas que acudirán a este 53 Jazzaldia, que suma 105 actuaciones y ha contado con un presupuesto similar al de 2017, cerca de dos millones de euros.

No ha existido una compensación por parte de las instituciones a la disminución de ingresos por el recorte de casi el 30 % del aforo de la Plaza de la Trinidad, que comenzó a aplicarse el año pasado para cumplir la Ley de Juegos y Espectáculos.

"Nadie ha dado un euro más por ese cambio de aforo. Es una cuestión puramente de trabajo presupuestario, de construir con los mimbres que tienes", comenta Martín, quien explica que habitualmente cada edición se prepara con trece o catorce meses de antelación.

Sigue disfrutando de su labor porque "es una ocupación fabulosa". "Es una maravilla porque estás cerca de la creatividad, es una tensión que se lleva muy bien", dice este donostiarra, nacido en 1956.

Aunque más joven, lleva al frente del Jazzaldia el mismo tiempo que Iñaki Añúa como responsable del Festival de Jazz de Vitoria, quien se despidió anoche, en la última jornada del certamen alavés tras 40 años al mando.

"El festival de Vitoria le debe absolutamente todo a Iñaki Añúa. Los que le conocemos sabemos que es, sobre todo y ante todo, tenaz, y creo que su tenacidad le ha llevado a poner el festival donde está", afirma Martín.

Lo más