COPE

JON BILBAO

"Los extraños" de Jon Bilbao, cuando lo extraordinario disturba la rutina

Pilar Martín

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:08

Pilar Martín

Mezclar lo cotidiano con lo extraordinario no siempre funciona, pero Jon Bilbao lo logra sin necesidad de escribir 400 páginas en "Los extraños", una novela de las llamadas cortas con un escenario muy familiar y donde sus personajes pasarán del aburrimiento vital a protagonizar una trama de intriga.

Cansado de que le pidan "etiquetar" este género de novela que no pasa de las 150 páginas, Jon Bilbao reconoce a Efe en una entrevista que con "Los extraños" es mejor "centrarse" en que se trata de una narración de ficción al más puro estilo pero con un escenario que se conoce de memoria, su casa familiar de Ribadesella.

"El hecho de haber ubicado la novela ahí es consecuencia de mi libro anterior ("Basilisco"), que requirió bastante documentación y me apetecía escribir algo más relajado, donde controlara todos los elementos. Y hacer algo más pequeño, una especie de pieza de cámara", reconoce.

Y por eso, agrega, es esa casa en la que reconoce hasta qué parte del suelo del pasillo de madera cruje, al igual que lo saben los personajes que la habitan, los ya conocidos por sus lectores Jon y Katharina, una pareja en pleno momento de aburrimiento existencial a la que la visita de una extraña pareja de supuestos familiares les hará recuperar la tensión que la vida necesita para seguir respirando con un ritmo palpitante.

"Hay dos intenciones a la hora de escribir las novela -dice Bilbao- la primera es llegar a una situación insospechada de una manera casi imperceptible, porque partimos de una situación muy cotidiana de una pareja que pasa el invierno en una casa, casi sin ingresos, y la que vive una visita inoportuna, ¿a quien no le ha pasado?".

Pero claro, lo que cuenta en "Los extraños" (Impedimenta) va más allá porque como si de una gotera mínima se tratara esta pareja irá sumergiéndose en una trama de intriga de la mano de Markel, ese primo lejano de Jon, y su misteriosa acompañante Virginia; los dos causantes de la desestabilización de los habitantes de este caserón cercano a la cueva asturiana de Tito Bustillo.

"Hasta que los protagonistas se preguntan cómo han llegado a este punto sin darse cuenta que han perdido el control (...) Yo suelo utilizar la comparación del Conde Drácula, porque éste no se colaba a chuparte la sangre, tenías que invitarle tu. Y eso es lo que sucede, que Katharina les abre las puertas de la casa y durante unas cuentas páginas les permite que le chupen la sangre", puntualiza el autor (Ribadesella, 1972).

Asimismo, según el también traductor, la segunda intención que tiene la novela es "intentar mostrar un entorno que es tan familiar y que no entraña secretos" como "un decorado nuevo repleto de posibilidades y capaz de ser un escenario para una historia de terror o intriga".

Se refiere también al hecho de que en Ribadesella, durante los días que dura la trama aparecen en dos ocasiones unas extrañas luces en el cielo que llaman la atención de un grupo de ufólogos y curiosos.

"Esas luces no son un elemento medular, forman parte del marco de la historia, desempeñan una serie de funciones, aparecen en la novela y ayudan a construir la atmósfera emocional, introducen y perturban a todo el pueblo, pero para Jon y Katharina no son primordiales", explica.

Los lectores de Bilbao tendrán también en "Los extraños" una nueva oportunidad de encontrarse con Jon y Katharina porque no se trata de la primera vez que el escritor tira de ellos para protagonizar una trama.

"Esto personajes que no dejan de darme sorpresas, me llevan acompañando varios de dos años y volverán a aparece en el futuro porque van creciendo a medida que maduro yo, ellos y yo vamos", afirma al tiempo que reconoce las "coincidencias" que existen con Jon, el personaje.

"Los dos tenemos una casa familiar en Ribadesella, somos ingenieros, traducimos, hemos nacido en Asturias pero somos de familia vasca, pero el otro Jon no soy yo, utilizo estas referencias geográficas para hacer ficción", concluye un Bilbao un poco acatarrado por el cambiante tiempo de la ciudad que lleva su apellido.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar