Más directos

LORI MEYERS (Entrevista)

Lori Meyers: "El 'indie' ahora será alternativo, pero 'indie' ya no es"

Javier Herrero.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 15:15

Javier Herrero.

Veinte años han transcurrido desde que unos amigos de Loja (Granada) tomaron el nombre de una canción de NOFX para fundar Lori Meyers, convirtiéndose con el tiempo en uno de los principales responsables del auge y consolidación en España de un modo de hacer música, sin corsés, que llena pabellones y festivales.

"El 'indie' ahora será alternativo, pero 'indie' ya no es", proclaman sus integrantes, Antonio López "Noni" (voz), Alejandro Méndez (guitarra) y Alfredo Núñez (batería), en una charla con Efe ante su redondo aniversario, que celebran con un nuevo álbum recopilatorio.

En "20 años, 21 canciones" (Universal Music) reúnen cortes como "Luces de neón", "¿A-ha ha vuelto?" o "Mi realidad", temas que, según cuentan en el libreto una serie de personajes de la cultura (véase, Antonio Arias, Dani Rovira o Jon Sistiaga), forman parte de la experiencia vital de mucha gente.

"Nos emociona especialmente lo que escribió sobre 'Vigilia' José Marín 'Chino', de Supersubmarina, porque viene a decir que le cambió la vida y le llevó a dedicarse a la música", destacan.

Dicho libreto permite asomarse además a una serie de recuerdos muy personales que en la mayoría de los casos nunca habían visto la luz, pues estaban plasmados en fotografías antiguas. "El escáner ha echado humo", bromean sobre sesiones en las que además han compartido "muchas risas" revisando viejas maquetas.

Parte de ellas, once en concreto, forman parte de un segundo disco que acompaña este álbum y que incluye también versiones de "Esperando nada", original de Antonio Vega, "Nubes de mosquitos", de Nada Surf, y "Necesito poder respirar", de Albert Hammond & The Hollies.

Se suman asimismo una serie de inéditos, como "70", grabada en la época del disco "Impronta" (2013). Con ese título la reencontró Noni entre los "gigas" de música que guardan, "probablemente para acordarse de que sonaba setentera", y en ella predica la necesidad de "sentirse libre al menos un minuto antes de morir, sin corsés", su santo y seña en el fondo.

Surgidos como parte "de la segunda generación de la primera música alternativa que empezó con Mercromina y los Planetas", comenzaron tocando "cuatro tonterías" en un local de ensayo de un amigo en su Loja natal, hasta que un día dieron el paso de fundar el grupo respaldados por el padre de Alejandro Méndez, que ejerció de mánager en sus orígenes.

Ese principio fue más fácil, hasta que "entre 2003 y 2004 llegó el momento de tirarse a la piscina", abandonar los trabajos paralelos y sacar a la calle "Viaje de estudios" (2004), al que siguieron "Hostal Pimodán" (2005) y "Cronolánea" (2008).

Después, con "Cuando el destino nos alcance" (2010), hicieron saltar las alarmas de una parte de crítica y público por la inclusión de sintetizadores de la mano del productor Sebastian Krys. "¡Pues ahora todos los grupos indies tienen su sintetizador!", exclaman, reivindicando aquel trabajo que abrió muchas mentes.

"Hoy se han perdido muchos prejuicios que se tenían entonces. Nosotros fuimos ejemplo con ese disco, porque la crítica se volvió loca, pero 'Mi realidad' y después 'Emborracharme', que también es de Sebastian Krys, son hoy dos de los temas más populares de Lori Meyers", ratifican.

Su último y esperado álbum, "En la espiral" (2017), que llegó cuatro años después de "Impronta" (2013), también fue un golpe en la mesa... o a ellos mismos, "para no relajarse".

"Fue un disco necesario. Ahora tenemos unas seis canciones chulísimas que no tienen nada que ver con ese álbum, pero salen porque había que hacer primero un disco progresivo, sumergiéndonos en nuestras vueltas y música, sin censurarnos", apunta Noni.

Momentos malos ha habido, como la separación de los primeros cuatro componentes al marcharse Julián Méndez, hermano de Alejandro, o cómo se malograron las relaciones con Houston Party Records, que publicó sus dos primeros álbumes.

Pero también tiene mucho por lo que sentirse orgulloso. De lo que más, "de haber conservado algo de su amistad, un 15 por ciento", se burlan, antes de añadir "en serio" que "de haber dado curro a gente de Granada, tener una familia allí que nos respeta y que nos quiere y que sabe que no nos fuimos de nuestra ciudad".

Lo más