OPERA LICEU

El Liceu debe ser un faro y no un mausoleo, según su nuevo director general

Barcelona, 10 may (EFE).- El nuevo director del Gran Teatro del Liceu, Valentí Oviedo, ha asegurado hoy, en su primera comparecencia pública tras asumir el cargo, que "el Liceu debe ser un faro y no un mausoleo".,En la presentación, que ha tenido lugar en la sala Mestres Cabanes, "la sala de ensayo donde los músicos improvisan, prueban, se equivocan y corrigen", Oviedo ha revelado que, lo primero que ha hecho ha sido "escuchar a las 325 personas que forman parte del Liceu" para conocer la evoluc

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13:20

El nuevo director del Gran Teatro del Liceu, Valentí Oviedo, ha asegurado hoy, en su primera comparecencia pública tras asumir el cargo, que "el Liceu debe ser un faro y no un mausoleo".

En la presentación, que ha tenido lugar en la sala Mestres Cabanes, "la sala de ensayo donde los músicos improvisan, prueban, se equivocan y corrigen", Oviedo ha revelado que, lo primero que ha hecho ha sido "escuchar a las 325 personas que forman parte del Liceu" para conocer la evolución del teatro.

De estos contactos, el nuevo director general ha detectado "ilusión, entusiasmo, empuje y orgullo, y eso facilita mucho las cosas", ha resaltado Valentí Oviedo.

Oviedo ha fijado como prioridad de acción los cuerpos estables, el coro y la orquesta, porque "a partir de aquí se construirá el prestigio de la institución y además el Liceu tiene la orquesta decana de España".

Para Oviedo, un referente del nuevo espíritu que quiere impulsar en el Liceu es "la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, capaz de combinar tradición y modernidad", con el objetivo de "proyectar el Liceu en el mundo", que sea un teatro por el que pasan las grandes voces y las grandes orquestas.

Aunque no ha podido ser muy concreto -apenas lleva una semana en el cargo-, el nuevo director general ha apuntado varias ideas fuerza que ilustran sus ambiciones, que pasan por incrementar la "contemporaneidad", "revisar el modelo pedagógico del teatro" y "apostar por la creación local".

El servicio educativo, ha precisado, que "no debe estar enfocado únicamente a los niños", permitirá "regenerar públicos" y ha afirmado: "Las óperas no son familiares o adultas, sino que o son buenas o malas".

En esa línea de ampliar públicos, ha mencionado la posibilidad de recuperar un viejo proyecto de tiempos del director Josep Caminal, de "ópera abierta" para universitarios, que podían convalidar créditos por la asistencia a las óperas.

La celebración el próximo año del 20 aniversario de la reconstrucción del Liceu será, según Oviedo, una oportunidad para contar con mayores recursos: "habrá más proyecto y eso requerirá más presupuesto y eso lo haremos con recursos propios".

Sobre el presupuesto del Liceu, que actualmente asciende a 46 millones de euros, piensa Oviedo que "se debería redondear hacía arriba, pero este incremento deberíamos conseguirlo nosotros", y siempre "manteniendo el rigor presupuestario de Roger Guasch", una opción necesaria para "continuar haciendo nuevos proyectos".

La mayor parte de esos recursos se deberá orientar a la actividad artística y en este punto ha asegurado que "la orquesta sinfónica será la primera prioridad" y, de hecho, ya ha podido hablar con el maestro Josep Pons, para "determinar las posiciones que se deben reforzar".

El presidente del patronato del Liceu, Salvador Alemany, se ha felicitado por que "el teatro ha pasado de un sentimiento de 'salvemos el Liceu', a 'disfrutemos del Liceu' y a caminar hacia la excelencia", un camino que necesita, ha añadido, de "la ambición y de la autoestima de todo el equipo de la ópera".

Lo más