CHANTAL MAILLARD (Crónica)

Las preguntas de Chantal Maillard sobre la violencia y el poder en el mundo

Carmen Sigüenza

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:20

Carmen Sigüenza

Chantal Maillard, referente de la poesía, el ensayo y la filosofía, inaugura la temporada en las librerías con dos nuevas obras, un poemario, "Cual menguado", en el que incluye unas breves piezas teatrales con Samuel Beckett como fondo, y el ensayo "¿Es posible un mundo sin violencia?".

Chantal Maillard (Bruselas, 1951) vive desde hace años en Málaga, fue Premio Nacional de Poesía en 2002 por su libro "Matar a Platón", recibió el Premio de la Crítica por "Hilos seguidos de Cual" y es doctora en Filosofía especializada en Filosofía y Religiones de la India.

Prolífica en títulos, ha conseguido unir como nadie poesía y pensamiento -como ya hiciera su admirada María Zambrano- con el silencio como columna vertebral, la mirada sin velo sobre el dolor o la formulación de preguntas constantes sobre el ser humano y el mundo.

Y así lo vuelve a hacer en sus últimos trabajos, como en su ensayo "¿Es posible un mundo sin violencia?", publicado por Vaso Roto, y donde Maillard comienza diciendo: "Este no es el mejor de los mundos posibles. No cabe duda de que podemos imaginar otros mejores. El mundo en el que estamos tiene por ley el hambre y el contrato que firmamos por la vida implica la violencia", dice.

"Pero hay otra violencia -continúa- que nos caracteriza como especie, que no se ejerce por necesidad, sino por placer, por codicia o, simplemente, por inercia o por indiferencia".

La autora pone como ejemplo a Nietzsche y recuerda el episodio del filósofo abrazado a un caballo exhausto y maltratado que fue considerado como un acto de locura.

"Que aquel gesto se considerase como un síntoma de locura es clara indicación de una sociedad enferma", añade. Y a partir de aquí la autora se plantea hasta qué punto le concierne al ser humano el dolor del prójimo y el dolor de los que no pertenecen a nuestra especie.

Además habla de la importancia que le da el ser humano a las supuestas "cosas serias". "¿Cómo vamos a pensar en el maltrato animal o en el deshielo cuando hay tantos millones de parados en este país?", "¿Acaso la ética es algo que sirve tan solo en tiempos de bonanza y se desecha cuando nos sentimos en peligro?", se pregunta la filósofa.

En su libro de poesía, "Cual menguado", publicado por Tusquets, la autora de "La herida en la lengua" mezcla poesía, prosa y teatro y recupera a Cual, un personaje que ya apareció en "Hilos seguidos de Cual", donde Beckett ya estaba en su cabeza.

"Desde su primera aparición en el libro 'Hilos', Cual no ha dejado de deambular a mi lado. Tierno, desapegado, imprevisible, simple -en cierto modo idiota- o de algún modo sabio, ha sido el contrapunto ideal de esa parte de mí tan sólida que se complace en lamentarse", explica la autora en el libro. Cual es un ente autónomo. Si me acompaña es al modo en que un contrario se vincula con el otro y establece con él las ambiguas correspondencias que les hacen decantarse en lo que el otro es", argumenta.

En este libro, donde la autora salta de géneros y desde un aparente absurdo, pone el dedo en la llaga en temas como el lenguaje y la realidad y ofrece un viaje al lector con tintes de humor.

Lo más