LIBRO MEMORIAS

José Mari Esparza (Txalaparta): Editar es un arma muy poderosa

El tafallés José Mari Esparza, creador de la editorial Txalaparta, reúne en su último libro autobiográfico las vicisitudes de "un editor rojo-separatista", un título que es la primera de sus ironías en el relato de una vida profesional que demuestra que "editar es un arma muy poderosa".,Así lo asegura en una entrevista con Efe, en la que explica que "Apología. Memorias de un editor rojo-separatista" es "la historia de los últimos 50 años vista desde una editorial" que ha

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:11

El tafallés José Mari Esparza, creador de la editorial Txalaparta, reúne en su último libro autobiográfico las vicisitudes de "un editor rojo-separatista", un título que es la primera de sus ironías en el relato de una vida profesional que demuestra que "editar es un arma muy poderosa".

Así lo asegura en una entrevista con Efe, en la que explica que "Apología. Memorias de un editor rojo-separatista" es "la historia de los últimos 50 años vista desde una editorial" que ha nadado "a contrapelo" de los poderes públicos y lo sigue haciendo, asegura.

Sus anécdotas, relatos verídicos en primera persona durante estas cinco décadas, tienen de base el humor y la ironía, aunque "entre broma y broma, la verdad asoma", asegura un Esparza (Tafalla, 1951) consciente de que "hay temas bastante resbaladizos, y es bueno jugar con el doble lenguaje".

Ese es el que utiliza en el relato, en el que cuenta desde el primer libro que divulgó cuando aún vestía "pantalones cortos", pasando por cuando a los 21 años le "reclutaron para una organización armada" -el Ejército- y recalando en las numerosas anécdotas que ya desde la empresa editorial le ha deparado su profesión y su activismo político.

"Si alguna persona 'de orden' ojea nuestra ristra de autores y autoras puede llevarse un susto", conviene en el libro, en el que cuenta numerosas anécdotas sobre sus encuentros con activistas vascos en el extranjero y con personajes de la talla de Eduardo Galeano, pero no con Fidel Castro porque Esparza renunció a la invitación por cuestiones de trabajo.

"Si uno quiere analizar lo que ha pasado en estos 60 años, una de dos, o recurres al discurso oficial que aparece mayoritariamente en todos los medios de comunicación y editoriales, o lo analizas desde el lado contrario, el que hace de contrapeso democrático", señala convencido de que "si no existieran editoriales como Txalaparta la democracia sería una farsa".

"La democracia no se trata de que todos aplaudan" a los poderes establecidos, asegura para defender el "contrapeso democrático elemental" que hacen editoriales como la suya, aunque no oculta que ese papel "nos ha acarreado montones de anatemas" y les ha colgado calificativos como el del titulo del libro, "rojos separatistas" pero también el de "terroristas".

"Editar es un arma muy poderosa", señala Esparza, quien alerta del futuro de su profesión pero no por el soporte: "El mayor problema no es el ebook o la posible desaparición del papel, sino que las nuevas tecnologías hacen a la sociedad recurrir más a la imagen, a la rapidísima transmisión a velocidad de la luz de las noticias, a la creencia general de que están bien informados".

Así, pues, "el problema es de lectores: Si la sociedad pierde la capacidad de leer un ensayo o una novela de 300 páginas, esto se va al carajo", indica tras alertar de que se está perdiendo el "ejercicio" de leer, "que es un trabajo intelectual. Si no haces ejercicio y te dedicas exclusivamente al tuit, al Facebook y a una consulta rápida en Google, se pierden nuestros recursos intelectuales", zanja.

Lo más