Boletín

DANZA CND (Entrevista)

Joaquín De Luz: Nacho Duato dio a la CND identidad y debe volver a ella

Ampliar su presupuesto, elenco y repertorio, recuperar a la joven compañía... Joaquín De Luz quiere todo eso para la Compañía Nacional de Danza (CND), que dirigirá desde el 1 de septiembre, y además "reconquistar" a Nacho Duato: "es una pieza muy importante para mí; tiene que estar en ella".,"Estamos ultimando las cosas que vamos a hacer juntos. Estoy muy contento de que él esté dispuesto y que confíe en mí", revela De Luz en una entrevista con EFE sobre s

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:39

Concha Barrigós.

Ampliar su presupuesto, elenco y repertorio, recuperar a la joven compañía... Joaquín De Luz quiere todo eso para la Compañía Nacional de Danza (CND), que dirigirá desde el 1 de septiembre, y además "reconquistar" a Nacho Duato: "es una pieza muy importante para mí; tiene que estar en ella".

"Estamos ultimando las cosas que vamos a hacer juntos. Estoy muy contento de que él esté dispuesto y que confíe en mí", revela De Luz en una entrevista con EFE sobre su relación con el que fuera director de la CND durante 20 años y actual director del ballet del Teatro Mihailovsky, en San Petersburgo.

"Nacho dotó a la CND de identidad y la llevó a un sitio donde no había estado nunca. Ojalá que su presencia sea posible trabajando con los bailarines aunque no creo que se quiera atar con un puesto o figura estable. Su obra, la pasada y la futura es el patrimonio que yo quiero recuperar y defender", añade De Luz (1976).

La identidad y la programación son los dos pilares en los que basará su trabajo en la compañía que ha dirigido los últimos ocho años José Carlos Martínez y en la que hay una plantilla de 50 bailarines, que "le encantaría" ampliar.

"Hay que traer piezas icónicas, ballet clásico, pero a la hora de salir fuera hay que presentar algo atractivo y que te de a conocer, no algo genérico que puede hacer cualquiera. Hay que tener sello propio", precisa.

Su deseo es rescatar a españoles que están fuera y retener a los que aún están aquí, aunque admite que las actuales condiciones económicas lo hacen muy difícil.

"Solo diré que el sueldo del director de la CND -90.000 euros- es el mismo que cobra un bailarín del cuerpo de baile del New York City Ballet", la compañía en la que el madrileño (San Fernando de Henares) ha estado quince años.

La CND, abunda, tiene un presupuesto "ridículo" -1,8 millones de euros- pero él se va a empeñar en que "mejoren las condiciones".

Además, recuperará a la Joven CND, "pueden asistir, ayudar a la compañía, llevar su voz y ser un laboratorio coreográfico".

"Soy muy cabezota, muy constante y muy disciplinado en el esfuerzo así que creo que algo sacaré. Hay que equilibrar la queja y el rigor", se ríe.

Ya tiene encajadas piezas de su puzzle directivo y ha decidido contratar de nuevo como director artístico adjunto a Pino Alosa, que estaba en la Scala de Milán desde que dejó la CND en mayo pasado.

A finales de año comenzará a preparar el "explosivo programa" que será su carta de presentación en noviembre de 2020, y antes empezarán reponiendo un título clásico y un par de programas compuestos por 3 ó 4 piezas.

"Quiero agilizar el repertorio. Me parece anticuado hacer lo mismo en todas las giras. En el New York City hay una media cada temporada de 38 piezas. Quiero tener repertorio vivo y poderlo cambiar", adelanta.

También quiere hacer "todo lo posible" por "poner de moda la danza, pero con clase, calidad y glamour, nada de reguetón" y ver que se construye una sede estable para la CND y el Ballet Nacional de España (BNE).

"Nuestro país y nuestro talento se lo merece. Si todos los que nos fuimos nos hubiéramos quedado, tendríamos una de las mejores compañías del mundo, pero la realidad es que no tenemos teatro, ni temporadas ni una ley de Mecenazgo que permita otras vías", lamenta.

De Luz no tiene pensado, ni de lejos, dejar de bailar a pesar de que lo parecía en su excepcional despedida en octubre en el escenario del Lincoln Center del New York City: hizo lo que nunca antes nadie, bailar "Tema y variaciones", de Balanchine", una pieza con ocho "tours a l'air" diabólicos porque quería que todo el mundo le recordara "girando y saltando feliz".

"La danza nunca te deja. Estoy feliz de no tener tan claro eso del final pero sí es verdad que estoy en la recta final de mi carrera como bailarín. Ahora entro en una etapa muy importante de transición. Estoy seguro de que aún habrá ocasiones de bailar", avanza.

Admira mucho a Antonio Gades, José Carreño, Julio Boca... pero su ídolo es Baryshnikov, "un icono de la danza que solo tiene que salir a escena y ya se ha hecho la magia" y con el que ha compartido muchos momentos de danza y conversación.

¿Hará algo Baryshnikov con la CND? "Mi invitación es permanente. Este verano fui a visitarle. Es extremadamente inteligente y con un talento excepcional", alaba.

Lo más