Boletín

CÓMIC NOVEDADES (Crónica)

Javier de Isusi cumple los sueños de Oscar Wilde en "La divina comedia"

Sabedor de que los últimos años de la vida de Oscar Wilde no fueron cómo dejó escrito "De Profundis", el historietista Javier de Isusi transformó la admiración y generosidad que profesa al escritor irlandés en un cómic, "la divina comedia", donde fabula sobre sus últimos años de vida.,Wilde falleció en París en 1900, solo tres meses después de salir de la cárcel. Y dijo adiós a este mundo alcoholizado, arruinado e incapaz de volver a escribir genialidades com

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:54

Pilar Martín.

Sabedor de que los últimos años de la vida de Oscar Wilde no fueron cómo dejó escrito "De Profundis", el historietista Javier de Isusi transformó la admiración y generosidad que profesa al escritor irlandés en un cómic, "la divina comedia", donde fabula sobre sus últimos años de vida.

Wilde falleció en París en 1900, solo tres meses después de salir de la cárcel. Y dijo adiós a este mundo alcoholizado, arruinado e incapaz de volver a escribir genialidades como "El retrato de Dorian Grey" o "Salomé", obras que lo encumbraron a lo más alto y cuyo éxito no fue capaz de servir de red para apaciguar la caída que le esperaban en sus últimos días.

Por eso, al irlandés le gustaba comparar sus momentos vitales con los de "La Divina comedia" de Dante.

Y aquí es donde entra en escena De Isusi (Bilbao, 1972), este dibujante y guionista que, según cuenta a Efe, tiene una "historia bastante larga" con Wilde desde pequeño, cuando entre sus lecturas favoritas estaban los cuentos; y de adulto, cuando quedó cautivado por el relato "De Profundis", donde Wilde desde la cárcel "hace un propósito de lo que quiere que sea el resto de su vida".

"Hace cinco años me leí ese libro póstumo y entendí muchas cosas de Wilde y se me ocurrió hacer el libro en ese momento (...) él hablaba de una nueva vida, y lo que le pasó no era lo previsto que él quería, sino una nueva decadencia", explica.

Así que le entraron las ganas de explorar: "Me he documentado mucho para ser fiel a su vida, y a la vez he usado mucho la imaginación para imaginar qué cosas le pudieron ocurrir dentro de sí mismo para que de alguna manera llegara a una nueva vida".

Un reflexión "bastante compleja", asume, que ha dado como resultado esta belleza, casi onírica en algunas partes, sobre el maestro del teatro. Un cómic que arranca con un escritor borracho y rescatado por uno de los jóvenes prostitutos que tanto le gustaban y que le acompañaron por las calles de París, donde murió exiliado en 1900.

Con una mezcla de biografía real y de ficción, De Isusi relata que acudió a "mucha documentación" para ser fiel, pero también tiró de "mucha imaginación" para crear nueva situaciones que le llevaran a vivir una vida más parecida a lo que soñó mientras estaba preso.

"Intento hacerle honor a Wilde, pero no hacer una historia demasiado verídica, sino dejar volar la imaginación y contar una mentira pero que puede ser que llegue más a la realidad", explica el autor de otras obras como la versión comiquera de "El retrato de Dorian Grey" o "He visto ballenas".

Dentro de la parte real, el autor deja constancia de un hecho real: que Wilde estuvo con "24 chavales".

"Él hablaba con mucha ligereza de con quién había estado y en sus últimos años renunció al amor con mayúscula, a una relación; por eso no paró de alternar y dio rienda suelta a sus pasiones. Muchos de estos chicos le dieron mucho cariño, ese que no tuvo en una relación duradera. Me pareció muy importante demostrarlo de alguna manera", cuenta.

Y también forman parte de la realidad los personajes protagonistas de unas entrevistas en tercer grado, donde aparecen Antonio y Manuel Machado, entre otros artistas, amigos y conocidos que formaron parte del mundo de Wilde.

Con un trazo ágil y viñetas en color sepia, De Isusi ha creado una fabula hermosa que permite imaginar ese final que todos deseamos para aquellos que amamos, respetamos y admiramos.

Lo más