TEATRE LLIURE

Homar mira Europa con los ojos de un refugiado, bajo la dirección de Cassiers

Lluís Homar observa Europa con la mirada de un refugiado asiático en "La neta del senyor Linh", una obra dirigida por el prestigioso director belga Guy Cassiers, que el próximo 6 de diciembre se estrena en el festival Temporada Alta de Girona y después hará temporada en el Teatre Lliure de Barcelona.,"Esta obra mira nuestra sociedad desde una perspectiva diferente porque se pone en el lugar del señor Linh. Escuchamos a través de sus oídos, vemos a través de sus ojos y en

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:28

Lluís Homar observa Europa con la mirada de un refugiado asiático en "La neta del senyor Linh", una obra dirigida por el prestigioso director belga Guy Cassiers, que el próximo 6 de diciembre se estrena en el festival Temporada Alta de Girona y después hará temporada en el Teatre Lliure de Barcelona.

"Esta obra mira nuestra sociedad desde una perspectiva diferente porque se pone en el lugar del señor Linh. Escuchamos a través de sus oídos, vemos a través de sus ojos y entendemos a través de su forma de entender", ha explicado hoy Cassiers.

Lluís Homar es el único actor sobre el escenario y da vida a los tres personajes del texto escrito por Philippe Claudel: el señor Linh, su amigo el señor Bark y el narrador.

Este último personaje es importante para entender la trama porque el señor Linh no habla el idioma del país de acogida y tiene dificultades para comunicarse con el señor Bark.

"'La neta del senyor Linh' es un espectáculo sobre la comunicación, sobre la amistad y sobre la imaginación, porque la fuerza del protagonista reside en su imaginación, que le permite sobrevivir en un mundo extraño", según el director.

Homar ha añadido que el señor Linh es un hombre mayor procedente probablemente de Vietnam que viaja con su nieta pequeña y está en un país extraño, "por lo que podría presentarse como una víctima".

"Sin embargo, no se siente víctima ni se queja, sino que mira la parte positiva, intenta comunicarse y con una sonrisa es capaz de decir muchas cosas", ha aclarado.

El texto se estrenó originalmente en flamenco y después se ha representado en francés e inglés, antes de ser traducido al catalán.

"Cada versión es diferente -ha aclarado Cassiers-, porque cada nuevo montaje se adapta a la lengua, la cultura y la personalidad del actor que la interpreta".

"Para mí -ha continuado- esta pieza es un proyecto europeo que aborda uno de los principales retos de Europa y busca reformular el diálogo entre los diferentes países europeos sobre un tema que nos afecta a todos".

"Hay muchas Europas, pero el problema es común", ha añadido Salvador Sunyer, director del festival Temporada Alta, que coproduce el espectáculo junto al Teatre Lliure y ha programado tres fechas en El Canal de Salt (Girona).

Homar también ha enfatizado el carácter europeo de la obra y ha recordado que su primer contacto con la pieza fue en Amberes, donde coincidió con los actores que interpretan las diferentes versiones de la misma pieza.

Cassiers ha destacado la importancia del actor en esta obra porque "no sólo transmite el texto, sino que crea imágenes en escena y, de alguna manera, es el director sobre el escenario".

La obra juega con recursos audiovisuales y combina palabras, imágenes, música, sonido y proyecciones, de manera que el actor "se interpreta para el público, peor también se dirige a la cámara".

En este sentido considera muy útil "la inteligencia escénica" de Homar, "su proximidad y su experiencia, tanto en cine como en teatro".

"Es un placer estar dentro de una obra como ésta, donde nada es blanco ni negro, y que tiene la capacidad de alimentar el alma", ha concluido Homar.

Lo más