JULIÀ GUILLAMON (Entrevista)

Guillamon:"El barri de la Plata' es una historia de reconciliación y perdón"

Irene Dalmases

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:55

Irene Dalmases

Del libro "El barri de la Plata", del crítico literario Julià Guillamon, se ha dicho que "hay platas que superan el oro" o que, finalmente, se ha escrito "un drama sobre una familia bilingüe". En una entrevista con Efe, el escritor sostiene que ha armado una "historia de reconciliación y perdón".

Publicado por L'Avenç en catalán, aunque el día 6 de septiembre también llegará a los anaqueles en castellano, en esta obra con tintes autobiográficos Guillamon retrata el Poblenou de su infancia, especialmente, el barrio de la Plata, entre la Rambla, el cementerio y las vías del tren, donde recalaron los valencianos de Barcelona, entre ellos su familia paterna.

Complementado con fotografías familiares de la época, así como con recortes de periódicos o dibujos escolares de su madre, Maria Mota, el novelista ahonda en la peripecia de unos personajes que ve como "trágicos, condenados a cumplir su destino", aunque sus hijos ya no lo son porque "han podido escapar de su destino gracias a la cultura".

No esconde que desde que escribe siempre aparece el barrio, un espacio que le ha marcado de por vida, y tampoco rehuye, bromeando, que llevaba tiempo sintiendo "envidia" de que en L'Avenç Literatures autores como Emili Manzano o Jordi Puntí hubieran podido publicar historias muy personales y él, todavía no.

"Me lo he acabado montando para que su director, Josep Maria Muñoz, viera mi proyecto literario y me lo editara", apunta.

Cree que, en el fondo, se trata "de la historia de dos mundos, el de mi padre y el de mi madre, la atracción brutal entre contrarios, entre una chica de Gràcia y un 'pinta' de una familia castellanohablante, que venía de un pueblo de Valencia, Toga, aunque él ya había nacido en Barcelona, un desastre desde el minuto uno".

Julián Guillamon Puerto y Maria Mota Robert se conocieron en el salón de baile Monumental de la calle Gran de Gràcia y, según consigna su hijo en el libro, "yo nací en medio de esta situación de, digamos, choque cultural. Tenía una familia catalana y una familia valenciana que hablaba castellano. Abuelos y yayos. Un mundo en Gràcia y otro en el Poblenou".

El lector irá descubriendo diferentes maneras de entender la vida y verá cómo la cultura es un "elemento en la construcción de la identidad contemporánea".

La vida en el barrio de la Plata tiene su peso, pero tampoco se obvia el mundo del toreo -del que el padre era muy aficionado-, las fiestas de Gràcia o los veranos trabajados por la familia en el Hostal Castell de Arbúcies (Girona).

Guillamon considera que la verdadera "heroína" del relato es su madre, aunque "el personaje de mi padre es quizá más resultón y se lo come todo".

Cree que uno de los capítulos clave es cuando muestra cómo la madre, "en su soledad, va tejiendo y construyendo su mundo, a través de sus lecturas", mientras que el capítulo anterior a éste, el undécimo, "es el más bestia, porque es el del alcoholismo del padre", un hombre que en determinados momentos desaparecía y tardaba días en volver a casa.

Sin embargo, el escritor advierte de que a través del texto, que ha conectado con lectores muy diversos, "lo que se intenta es entender a todo el mundo en su humanidad".

Julià Guillamon se ha encargado de la traducción en castellano de este libro que, según ha aseverado el escritor Quim Monzó, "con el mismo título en inglés, 'Silver District', lo petaría en Amazon".

Lo más