ARTE CINE

Gonzalo Suárez lamenta la pérdida de la inocencia del público cinematográfico

El cineasta Gonzalo Suárez, que hoy ha recibido el Roel de Honor, máximo galardón que concede la Semana de Cine de Medina del Campo, ha lamentado la "pérdida de la inocencia por parte del público; esa relación que existía entre éste y el cine de autor".

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09 abr 2018

El cineasta Gonzalo Suárez, que hoy ha recibido el Roel de Honor, máximo galardón que concede la Semana de Cine de Medina del Campo, ha lamentado la "pérdida de la inocencia por parte del público; esa relación que existía entre éste y el cine de autor".

En este sentido, ha asegurado en rueda de prensa que se siente "pesimista" y "poco esperanzado" respecto al cine, en general, que a su juicio se ha visto afectado por la aparición de las nuevas tecnologías, aunque ha advertido de que "no se puede oponer nadie a algo que tiene expresiones infinitas".

El director de "Remando al viento", su película más conocida, que protagonizó Hugh Grant, considera que ha sido la literatura -ha escrito una veintena de novelas- el germen de su producción, porque la considera "la verdadera realidad virtual", ya que "la imaginación no está condicionada ni tiene límites".

Suárez (Oviedo, 1934) ha reivindicado "el espacio que merece" el cortometraje, "tanto en los programas de televisión como en el mundo artístico", porque "hay trabajos maravillosos que son ejercicios en sí mismos", y al respecto ha establecido una comparación con los "relatos cortos", que en su opinión "pueden ser mejores que una novela".

Aunque rodó su última película en 2007 -"Oviedo Exprés"-, ha reconocido que "añora" ponerse detrás de una cámara, si bien es consciente de que, el tipo de cine que quiere hacer "está en desuso", porque no lo utiliza "para contar lo que quiere decir, sino para que ocurra lo que no ocurre".

"Me encantaría hacer una película de exteriores en la que hubiera tensión", ha deseado, tras un parón en su carrera cinematográfica que se produjo al perder dos proyectos, "El hombre colgado", a causa de un productor, y "El manuscrito de Sichuan", que había ideado en homenaje a Cervantes y que tampoco se llegó a materializar.

Eso sí, ha anunciado que nunca ha dejado de idear nuevas historias y, en este sentido, ha hablado de un ilusionante proyecto, "El sueño de la Malinche", en el que está trabajando de la mano del dibujante Pablo Auladell, "para hacer una película que va a ser muy sorprendente".

Entre bromas y con un rico mundo interior en el que se mezclaban sus experiencias en las diferentes etapas de su carrera, que incluyen la del periodismo deportivo bajo el seudónimo de Martín Girard, el octogenario cineasta ha admitido que "ni lee ni le gusta ver sus trabajos".

En su opinión, "escribir es la génesis de todo, pero no veo diferencias entre el escritor y el director de cine o guionista, si bien cuando hago una novela busco la cadencia en las palabras, y cuando escribo un guion soy más retórico".

"Los que saben son los políticos de partido. Me asombra a qué velocidad hablan y cómo se las saben todas; de hecho, me deslumbran, porque a mí cuando me preguntan algo establezco un diálogo conmigo mismo", ha comentado, al tiempo que ha aseverado que "este mundo no tiene respuesta, ni solución".

Lo más