Boletín

ARTE GENOVÉS

Genovés: "Estoy harto de chapuzas, el montaje del Niemeyer es un milagro"

El artista valenciano Juan Genovés ha declarado este viernes en Avilés que está "harto de chapuzas" a la hora de presentar sus obras, pero ha indicado que el montaje organizado por el Centro Niemeyer con piezas suyas y la de sus hijos Ana, Pablo y Silvia "es un sueño, un milagro".,"Estoy lleno de proyectos que fallan, de obras que se proponen muy interesantes y después la elaboración es una chapuza", ha declarado el artista en la rueda de prensa de presentación

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:57

El artista valenciano Juan Genovés ha declarado este viernes en Avilés que está "harto de chapuzas" a la hora de presentar sus obras, pero ha indicado que el montaje organizado por el Centro Niemeyer con piezas suyas y la de sus hijos Ana, Pablo y Silvia "es un sueño, un milagro".

"Estoy lleno de proyectos que fallan, de obras que se proponen muy interesantes y después la elaboración es una chapuza", ha declarado el artista en la rueda de prensa de presentación de la primera muestra conjunta con sus hijos que lleva por título "La unidad divida por cero".

El patriarca de la familia, que cumplió recientemente 89 años, ha confesado que ya le fallan las fuerzas, pero está muy metido en su obra: "hace cuatro o cinco años que me he dado cuenta de que mis fuerzas sólo me servían para pintar".

El recorrido expositivo de la muestra incluye una selección de lienzos de Juan Genovés y la inquietante "anti-funcionalidad" de la obra escultórica y las instalaciones de Ana Genovés.

En este contexto, las fotografías de Pablo Genovés plantean una revolución frente a las tradiciones establecidas, y por último, las videocreaciones de Silvia aportan una visión crítica y humorística de la realidad.

El autor del mítico cuadro "El abrazo", un símbolo de la transición a la democracia en España, ha explicado que no había visto nada de la muestra hasta ayer mismo.

"Me parecía un sueño estar exponiendo con mis hijos y ese sueño la Fundación Niemeyer lo ha hecho realidad en forma de una especie de crisol", ha explicado en alusión a la fusión que propone de las obras de los cuatro artistas.

Ese conjunto de obras, "un milagro de la fusión", forma una obra en sí que durará hasta el próximo 6 de enero de 2020, cuando se clausure la exposición.

Ana Genovés, que también firma como comisaria de la muestra, ha recordado que es nieta de un vaqueiro asturiano y ha confesado que le ha "encantado" conocer el Principado a través del montaje de esta exposición.

"Para mí ha sido especial poder mostrar lo maravillosa que yo creo que es mi familia, todos somos artistas y, gracias a él (a su padre) hemos llegado a ser lo que somos", ha indicado Ana Genovés.

En paralelo a la muestra, instalada en la cúpula del complejo cultural de la ría de Avilés, se ha procedido a la presentación de la escultura "Transbase", cedida por el artista e instalada con carácter permanente en la plaza del Niemeyer.

"Transbase", con forma de "L" y con una altura de 4,5 metros," es la segunda escultura pública de Genovés en todo el mundo, después de la interpretación escultórica de "El abrazo", de Madrid.

"Quiero dar un abrazo muy fuerte", ha dicho, a todos los que han participado en la instalación de la pieza, que ha considerado "perfecta en cada punto" pese a que, ha reiterado, podría haber esperado "una chapuza".

"Yo, el pintor de las sombras, hasta hoy no había visto las sombras que proyecta la escultura, me había olvidado", ha comento el artista con un evidente entusiasmo.