ARQUITECTURA PREMIO

El ganador de premio Mies van der Rohe Young puso en valor el Madrid medieval

El arquitecto madrileño Julio Gotor Valcárcel (1993), premio Mies van der Rohe para jóvenes talentos de este año (YTAA), presentó al concurso un proyecto para recuperar y poner en valor el Madrid medieval a partir de sus construcciones subterráneas, un mundo, ha dicho a EFE, "muy desconocido".

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 16:28

El arquitecto madrileño Julio Gotor Valcárcel (1993), premio Mies van der Rohe para jóvenes talentos de este año (YTAA), presentó al concurso un proyecto para recuperar y poner en valor el Madrid medieval a partir de sus construcciones subterráneas, un mundo, ha dicho a EFE, "muy desconocido".

Gotor Valcárcel, becario en la actualidad en un estudio de Basilea (Suiza), ha sido uno de los cuatro ganadores del Young Talent Architecture Award 2018, certamen mundial que se concede al talento arquitectónico europeo más joven y que apoya el desarrollo profesional de estas grandes promesas.

"Estoy muy contento. Mi escuela (la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid) me propuso, pero nunca sabes qué va a pasar. Así que hoy estoy un poco que no me lo acabo de creer", ha explicado el ganador en conversación telefónica.

Los candidatos al premio, explica, son seleccionados por sus escuelas, que presentan al certamen el proyecto de fin de carrera del seleccionado.

Para desarrollar el suyo, detalla, contó con la ayuda de la Fundación Canal, que le ayudó a cartografiar los espacios subterráneos del Madrid histórico y le proporcionó bibliografía y documentación.

A partir de ahí desarrolló un estudio sobre los espacios e infraestructuras de origen medieval, "las que hablan sobre la fundación de Madrid", y un plan "para poner en valor ese paisaje perdido".

Trabajó su proyecto en el casco histórico de Madrid y seleccionó los puntos que luego podrían poner en valor esos espacios en el exterior. Así diseñó, entre otros, una plaza, un parque público y un edificio.

Lo que más le sorprendió al realizar ese trabajo fue, dice, "el poco conocimiento que existe sobre el origen de Madrid".

El premio, que promueven la Comisión Europea, la Fundación Mies van der Rohe, el Architects' Council of Europe y la European Association for Architectural Education, consiste en "un dinero" (5.000 euros), "alguna publicación" y "unos muebles", que seguramente coloque en su futuro estudio.

Su bisabuelo, el albaceteño Julio Carrilero, es el "único", que él sepa, que se ha dedicado en su familia a la arquitectura y, de hecho, revela, a él siempre le ha interesado más la música clásica y las Bellas Artes. "Nunca se sabe lo que uno va a hacer", ha añadido riéndose.

Lo más