Boletín

HISTORIAS IBÉRICAS (CRÓNICA)

Carpet, un proyecto europeo de convivencia artística a cuatro bandas

Al igual que los hilos entrecruzados de una alfombra, artistas de España, Portugal, Marruecos y Reino Unido han interconectado trayectorias y experiencias dentro del proyecto Carpet, liderado por la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo y financiado con fondos del programa Europa Creativa (2014-2020).,Una "carpet" (alfombra en inglés) es un lugar de reunión, "de acogida", explica a Efe sobre la filosofía de esta iniciativa la responsable de proyectos

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:40

Por Miriam Burgués

Al igual que los hilos entrecruzados de una alfombra, artistas de España, Portugal, Marruecos y Reino Unido han interconectado trayectorias y experiencias dentro del proyecto Carpet, liderado por la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo y financiado con fondos del programa Europa Creativa (2014-2020).

Una "carpet" (alfombra en inglés) es un lugar de reunión, "de acogida", explica a Efe sobre la filosofía de esta iniciativa la responsable de proyectos europeos de la fundación, Catalina Bejarano.

Y ese "lugar de acogida" es ahora mismo Sevilla, sede de la fundación y donde los trabajos realizados por los artistas que han participado en Carpet (Craft, Art and People Together) se han unido en una exposición que estará abierta al público hasta septiembre, después de haber pasado por Lisboa (Portugal) y Asilah (Marruecos).

Gracias a la fundación española y a sus socios Creative Kernow (Reino Unido), CEARTE (Portugal) y APDN (Marruecos), una decena de artistas han disfrutado de estancias de trabajo de un mes en países distintos al suyo.

Se trata de "proporcionar esa inspiración que da el viaje" y poder dar "una mirada nueva a tu propia obra", comenta Bejarano.

La escultora sevillana Pilar Sáenz, una de cuyas materias primas favoritas es el hierro, pasó un mes en Portugal entre febrero y marzo pasado, primero en la escuela de arte CEARTE en Coimbra y después en una aldea de artesanos en plena naturaleza en Cerdeira."Iba con la mente abierta, era mi primera vez; dejé que el espacio me hablara", cuenta Sáenz a Efe.

Y entonces "hice cerámica, volví a mis raíces, y con diferentes tipos de barro hice mi proyecto, que se llama 'Aceptación'",dice.

Basándose en la técnica japonesa del Kintsugi, que usa polvo de oro, plata o platino para arreglar fracturas de la cerámica y bebe de la creencia de que las roturas y reparaciones son parte de la historia de un objeto, Sáenz creó varias piezas que forman un todo para mostrar la "aceptación a nosotros mismos, a nuestras cicatrices, a los demás tal y como son".

"Ahora estoy más serena, Portugal me ha dado mucha paz, el estar en plena naturaleza tanto tiempo", afirma, y se declara en "parón creativo", lo que significa que se plantea volver a usar técnicas artesanales de bordado y "dejar un poco la dureza del hierro".

Como dice a Efe, también le ha "cambiado un poco el chip" su residencia artística en el extranjero, en su caso en Cornualles (sur del Reino Unido), al pintor sevillano Armando Rabadán.

Rabadán estuvo en mayo conviviendo con otros artistas en la sede de Creative Kernow, donde se alquilan estudios para todo tipo de creadores y se abren al público dos veces al año. Inspirado por el paisaje "rocoso y repleto de acantilados" del lugar, relata que pudo explorar "otros terrenos creativos" distintos a su interés primordial por la pintura y decidió hacer un vídeo que le ayudase a ordenar sus ideas que terminó convirtiéndose en una "pieza de arte".

El hecho de estar en otro sitio distinto a tu estudio "te influye de una manera brutal. Me voy dando cuenta poco a poco", señala.

Junto a los trabajos de Sáenz y Rabadán, en la exposición del proyecto Carpet se puede contemplar también la obra de la artesana portuguesa Estela Melo, experta en creaciones con fieltro de lana y que tiene su propio rebaño de ovejas en la zona rural de Aveiro.

Melo hizo su residencia artística durante el pasado marzo en Sevilla, mientras que la británica Anne Williams, otra de las beneficiarias de Carpet y creadora de imágenes en fieltro, ropa y flores en 3D con lana merina, estuvo en Coimbra (Portugal) en abril.

Asimismo, en Sevilla está actualmente disfrutando de su mes de estancia la artista visual de origen marroquí Ahlam Lemseffer, una de las más influyentes de su generación.

Además de las residencias en otros países, el proyecto pretende "abrir los estudios de los artistas a los ciudadanos" y ayudarles así a "poner en valor un poquito más su trabajo", indica Bejarano.

En Sevilla se han hecho visitas guiadas en dos barrios, con recorridos a pie para conocer el trabajo de 25 artesanos, algunos de ellos consagrados pero que nunca habían abierto sus estudios al público.

Europa Creativa, el programa de la Unión Europea (UE) que ha financiado el proyecto Carpet, está dotado con 1.460 millones de euros para el periodo 2014-2020.

Su objetivo es prestar apoyo a artistas, profesionales y organizaciones culturales y audiovisuales, de las artes escénicas, bellas artes, edición, cine, televisión, música, artes interdisciplinarias, literatura, patrimonio e industria de los videojuegos. EFE

mb/cat/avl/msr

Lo más