CARMELO GÓMEZ

Carmelo Gómez: El camino de cualquier artista es una ida hacia el fracaso

El actor Carmelo Gómez se alejó del cine y dejó de rodar películas porque llevaba mucho tiempo sufriendo el cambio que se está produciendo en el mundo audiovisual, aunque cree que "el camino de cualquier artista es una ida hacia el fracaso".

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:23

El actor Carmelo Gómez se alejó del cine y dejó de rodar películas porque llevaba mucho tiempo sufriendo el cambio que se está produciendo en el mundo audiovisual, aunque cree que "el camino de cualquier artista es una ida hacia el fracaso".

"Empecé a no dormir bien, empecé a estar a disgusto y decidí dejarlo", ha confesado Gómez en la presentación de la obra "A vueltas con Lorca", que estrenará esta noche, junto al músico Gorka Pastor, en el ciclo Noches de Teatro de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El actor (Sahagún, León, 1962), ganador de dos premios Goya, ha opinado que, aunque esos cambios se sintieron en todo el mundo, "España lo hace todo siempre de una manera cruel", porque no es "capaz de entender las cosas".

Según Gómez, "hubo un momento en el que el cine no transmitía ideologías y se le dejó de subvencionar, se le puso en manos de las televisiones", que "tienen una forma de entender el mundo audiovisual como puro entretenimiento".

Ha explicado que le llamaban para hacer pruebas, lo que le parecía "una falta de respeto" y empezó a estar a disgusto, hasta que decidió dejarlo.

"Pero luego, el tiempo pasa, y uno se da cuenta de que realmente no se están dejando las cosas porque tú lo has decidido, sino porque todo fue decidido antes", ha añadido.

En "A vueltas con Lorca", Gómez repasa algunos de los poemas del granadido, mientras Pastor interpreta al piano canciones de compositores contemporáneos a Lorca.

El actor ha asegurado que siente que todos los implicados en la obra, dirigida por Emi Ekay, están "muy cerca" de Federico García Lorca, quien les "recibió" anoche en Santander "con una luna llena que era un espejo en el mar y que flotaba entre los árboles, entre las ramas".

"Estoy convencido de que Federico anda detrás de nosotros. Muchas veces en los ensayos con público he sentido un aliento", ha confesado.

Lo más