Boletín

CAMELA DISCO (Entrevista)

Camela celebra 25 años "de amor y desamor, sin palabras feas"

Veinticinco años después de derramar sus primeras "Lágrimas de amor", Camela celebra su continuidad como grande y singular fenómeno musical español con un disco que, "fiel a su esencia", baña sus mayores éxitos con los colores de amigos y colaboradores tan diversos como Fangoria, Taburete y David Bisbal.,"Lo nuestro siempre han sido historias de amor y desamor, algunas que nos han pasado a nosotros mismos, pero con la tolerancia y sobre todo con el respeto

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 14:30

Javier Herrero.

Veinticinco años después de derramar sus primeras "Lágrimas de amor", Camela celebra su continuidad como grande y singular fenómeno musical español con un disco que, "fiel a su esencia", baña sus mayores éxitos con los colores de amigos y colaboradores tan diversos como Fangoria, Taburete y David Bisbal.

"Lo nuestro siempre han sido historias de amor y desamor, algunas que nos han pasado a nosotros mismos, pero con la tolerancia y sobre todo con el respeto por delante, porque no nos van las palabras feas", suscriben en una charla con Efe tanto Ángeles Muñoz como Dioni Martín, impulsores de la tecnorrumba sentimental.

Bajo el nombre de "Rebobinando" (Warner Music), sus 17 discos en cinco lustros se han reducido a los doce cortes más representativos de su carrera, incluidos los "estandartes": "Cuando zarpa el amor", "Sueños inalcanzables", "Nunca debí enamorarme" y la citada "Lágrimas de amor", que en 1994 les "abrió las puertas" de la industria profesional.

"Nunca podremos dejar de cantarlas en nuestros conciertos y seguir haciéndolas después de tantos años nos hace mucha ilusión", suscribe este dúo madrileño, originalmente un trío hasta la salida de Miguel Ángel Cabrera en 2013, y que se ha convertido en el grupo español de mayor éxito del siglo XXI por detrás de La Oreja de Van Gogh.

En su repaso no están solos, sino acompañados en su mayoría de amigos y conocidos como Alaska, con la que se abre el álbum precisamente con "Lágrimas de amor". Da el relevo después a "Camela", junto a Rubén Martín, hijo de Dioni.

El tercer y el cuarto puesto del repertorio es para las dos colaboraciones más sorprendentes del disco, primero la que firma Juan Magán en "Cuando zarpa el amor", llevándosela a su terreno del electrolatino.

"El original está ahí y nadie lo va a borrar, pero queríamos hacer algo diferente, en este caso porque hay otra gente al otro lado del charco a la que queremos alcanzar. Y el resultado me gusta, porque ahora se puede bailar muy pegados", destaca Muñoz, para quien de esta nueva versión "van a salir muchos hijos".

La otra colaboración más inesperada del disco quizás sea la que gracias "Nunca debí enamorarme" une a Camela con Willy Bárcenas, en un dúo que no solo traspasa barrios de punta a punta de Madrid, sino que además descubre una faceta nueva del líder de Taburete.

"Es uno de los cantantes que más nos ha sorprendido, porque tiene un vozarrón, más de lo que la gente se piensa. En un principio pensamos que habría muchos temas que tendríamos que bajar de tono, pero Willy nos sorprendió gratamente por cómo tiraba para arriba", destaca Martín, quien acostumbra a cantar en una tesitura muy aguda, como su compañera.

Este "Rebobinando" sigue llamando la atención después por la variedad en la procedencia estilística de los invitados. Ahí están el flamenco de Antonio Carmona en "La estación del querer" y el toque más soul de Pitingo, con el que bajan pulsaciones en la romántica "Por siempre tú y yo".

El "indie pop electrónico" de la chilena Javiera Mena se adapta a "El calor de mi cuerpo" y "Olé" con Carlos Baute es para ellos "uno de los temas que ha ganado respecto del original", muy cerca ya del final del álbum con "Sueños inalcanzables", impregnada del rock andaluz de Medina Azahara.

"Pensamos en mucha gente y algunos no pudieron estar, como Alejandro Sanz, porque coincidió que había hecho muchas colaboraciones en ese momento y estaba ocupado con su propio disco", lamentan, sin descartar ese ansiado dúo en el futuro.

Junto a la edición estándar del disco, se ha publicado otra especial con un documental que ilustra la grabación, actuaciones extraídas del archivo de TVE y, lo que es más importante, una colección de temas que solo se lanzaron en formato digital, como "Pequeño valiente".

Además, "Rebobinando" hace bueno su título y contará con una edición limitada en el formato más emblemático de su carrera. "Nuestra época no fue la del vinilo, era la de la cinta, por eso esto es un homenaje a aquellas primeras casetes de nuestra época", justifican.

Sin que el disco haya pisado la calle, la expectación generada les ha llevado a firmar 45 conciertos que arrancarán este jueves en Benahadux (Almería) y el sábado en Ontur (Albacete), con paradas especiales el 31 de mayo en el Sant Jordi Club de Barcelona y, sobre todo, el 12 de abril en su primera cita en el WiZink Center de Madrid "con todos los invitados que puedan asistir".

Lo más