BUSTAMANTE DISCO (Entrevista)

Bustamante: Estos han sido tiempos de guerra para mí y no una guerra buscada

Nuevamente inspirado y energizado, David Bustamante deja atrás años complicados con un disco en el que, a la faceta de baladista clásico por la que había apostado en sus últimos discos, suma los sonidos latinos más actuales para cantar a quienes se sobreponen a las circunstancias complicadas de sus vidas.,"Yo no soy un héroe. Soy un superviviente del día a día y apelo a eso, a que no siempre se está bien", afirma a Efe, antes de reconocer que el título de su

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 14:52

Javier Herrero.

Nuevamente inspirado y energizado, David Bustamante deja atrás años complicados con un disco en el que, a la faceta de baladista clásico por la que había apostado en sus últimos discos, suma los sonidos latinos más actuales para cantar a quienes se sobreponen a las circunstancias complicadas de sus vidas.

"Yo no soy un héroe. Soy un superviviente del día a día y apelo a eso, a que no siempre se está bien", afirma a Efe, antes de reconocer que el título de su nuevo álbum alude también a su experiencia más reciente: "Desde luego que estos años han sido tiempos de guerra para mí. Y una guerra no buscada", declara.

El motivo es la publicación hoy de su décimo disco de estudio, "Héroes en tiempos de guerra" (Universal Music), un año después de su divorcio de la actriz Paula Echevarría, que lo convirtió no solo en protagonista insistente de la prensa rosa, también en el villano de una historia íntima, según declaró en una entrevista posterior.

"Es normal que mi vida personal trascienda e interese. Con lo que no estoy de acuerdo es con el acoso desmedido. Tener cinco coches a las puertas de casa desde las 7 de la mañana hasta las 4 de la madrugada... Yo no he matado a nadie. No ha habido ningún conflicto, las parejas a veces toman caminos diferentes y no pasa nada", se defiende Bustamante (San Vicente de la Barquera, 1982).

Las "ganas de que se hablara de otras cosas" llevaron al cántabro a participar en 2018 en el concurso de televisión "Bailando con las estrellas", una experiencia "dura, pero muy enriquecedora" que culminó con su victoria, mientras preparaba un disco que se ha hecho esperar desde el previo "Amor de los dos" (2016).

"Había que hacer un gran disco y yo mismo tenía que saber qué quería decir. Para eso necesitraba tiempo: ha sido año y medio de preparación coescribiendo yo mismo algunos temas. Así he conseguido el álbum que quería, mi mejor disco", apunta sobre lo que considera "una recopilación de singles inéditos" por la personalidad de sus 12 cortes.

A su perfil pop-rock y de gran baladista se suman ahora estilos que hacen de este trabajo uno de los más eclécticos y bailables de su trayectoria, con una bachata junto a Ana Guerra ("es divina y me encanta su voz"), kizomba africana y hasta reguetón como base musical, un paso que han dado en los últimos tiempos numerosos artistas.

"Podría verse oportunista, pero no se acordarán entonces de que el primero que hizo reguetón en España fui yo con 'Devuélveme la vida'. Es parte de mi evolución y yo soy esta variedad", justifica.

Respecto al contenido, lo define como un homenaje a los héroes cotidianos, "a quienes dan un paso frente al bullying, a las parejas que, cuando las cosas no van bien, no se echan cosas en cara y se dan un abrazo... También a uno mismo cuando sale de una pareja tóxica y se da la oportunidad de ser feliz", explica.

Una historia que le marcó especialmente fue la de un señor que iba a ver a su mujer todos los días a la residencia pese a que ella tenía Alzheimer y no lo reconocía. "Pero yo sí sé quién es ella", argumentó él. "Para mí eso es un héroe", sentencia Bustamante.

"Sigo creyendo en el amor, en todas las cosas: el de pareja, el de mi hija, el de mi familia", ratifica.

Otro cariño que parece que se mantiene es el que le une a David Bisbal, excompañero en la primera edición de "Operación Triunfo", con el que acaba de reencontrarse durante la grabación de "La Voz Senior". Lo que se resiste, de momento, es la grabación de un dúo.

"No ha pasado aún, pero por qué no. Ya coincidiremos en la gira, en alguna invitación de uno u otro. Nos tenemos mucho cariño. Ayer mismo recordábamos anécdotas. Yo me alegro un montón por el éxito que ha tenido y él se alegra por el mío", afirma.

Más parco e irónico se muestra al preguntarle por el hecho de que por fin haya recalado en un formato veterano en España como "La Voz", tras años de emisión en otra cadena en la que se decía que estaba vetado.

"Allí no se me vio, no", dice sin poder reprimir una carcajada y negar que conozca las razones. Sobre la posibilidad de que su colaboración como asesor de los "coaches" lo convierta en el futuro en titular de alguna de las famosas sillas giratorias, responde: "Si se me da la oportunidad, miedo no tengo a nada".

A mediados de marzo arrancará en Gijón la que va a ser "una gira muy grande, un show muy jugoso donde vamos a bailar" con todas estas canciones y sus principales éxitos, anticipa sobre un tour que cuenta con un compromiso fundamental para él.

"Mi tierra siempre es importante y es donde más miedo tengo, pero donde mejor lo paso después. Es maravilloso volver a casa y sentir que tus paisanos se sienten orgullosos de ti. Parece que siempre necesitas esa aprobación", reconoce.

Además, ahora que su hija Daniela es mayor, anuncia su propósito de ahondar más en sus visitas a Latinoamérica. "Tengo muchísimas ganas de ir México, donde despúes de 10 años conseguí un número 1 con el anterior disco, lo que es muy difícil. Donde se nos quiera escuchar, allí estaremos", apostilla.

Lo más